Internacional

El G-7 diseña sanciones contra Rusia en defensa y energía

Las potencias industrializadas pretenden restringir la capacidad de Moscú de importar tecnología para su Ejército y poner un tope al precio del petróleo

Pozos de petróleo
Pozos de petróleo FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Un escenario de guerra frente a una idílica postal alpina. El presidente ucraniano reclamó este lunes a los líderes del G-7 más armas y ayuda para la reconstrucción de su país así como una salida para el bloqueo ruso a las exportaciones de trigo. Volodimir Zelenski instó a «hacer lo máximo» posible para que la guerra termine antes de que finalice el año y evitar así «la dureza del invierno ucraniano». Y lo suplicó desde Kyiv –que nuevamente estaba bajo el fuego de los cohetes rusos–, a través de una videollamada con los líderes de los siete países más poderosos del mundo, que le escucharon desde una suntuosa sala a través de cuyas ventanas se dejaba entrever la frondosidad y hermosura de las montañas bávaras.

La guerra de Ucrania estuvo en el punto de mira de la segunda jornada de la cumbre. No obstante, los ruegos de Zelenski cayeron en saco roto a oídos del canciller. En una entrevista concedida a la televisión pública alemana, Olaf Scholz no hizo ninguna promesa al respecto y simplemente se refirió a lo que Alemania y los socios del G-7 ya le han entregado: obuses autopropulsados, lanzacohetes o un sistema para la defensa del espacio aéreo.

«Como G-7 estamos unidos del lado de Ucrania y continuaremos nuestro apoyo para lo que tendremos que tomar decisiones difíciles pero necesarias», tuiteó Scholz. El canciller consideró que las relaciones de Occidente con Rusia están rotas de forma permanente. «Esta guerra es un corte muy profundo en las relaciones internacionales», dijo Scholz que añadió que no puede haber una vuelta atrás a la época anterior de la guerra. En esta línea, los líderes reunidos en el Castillo de Elmau, en el sur de Alemania, prometieron entregar este año a Ucrania un paquete humanitario de hasta 28.000 millones de euros para ayuda financiera, humanitaria, militar y diplomática.

«No es el momento para negociaciones» con Moscú, afirmó asimismo el presidente ucraniano y en ese aspecto, el G-7 volvió a mostrar su unidad con el compromiso de endurecer aún más las sanciones contra la economía de Rusia o –tal y como también pidió Zelenski–, desarrollar un mecanismo para poner un tope a los precios del petróleo ruso. No obstante, y tal y como anunció el informativo «Tagesschau», esta propuesta –defendida también por Estados Unidos– está aún por definir, ya que implicaría a los «servicios» que rodean la exportación de petróleo ruso y habría que convencer a grandes clientes como India o Indonesia. «Se están revisando los detalles», dijo una fuente de la UE.

Además, varios participantes de la cumbre también pidieron prohibir la importación de oro ruso. Según una fuente recogida por el «Tagesschau», Rusia exportó oro el año pasado por valor de unos 14.600 millones de euros, principalmente a los países del G-7. Sin embargo, la cumbre se saldó sin una decisión al respecto. «También tendrá que discutirse dentro de la UE, por lo que no es un asunto que deba decidir el G-7», indicó Scholz. Según un funcionario de la Casa Blanca, «el objetivo es acabar con la principal fuente de dinero para Putin», al tiempo que se «amortigua» el impacto de la guerra en los precios de la gasolina, que están aumentando a gran velocidad en todo el mundo.

En otro orden de temas, los países del G7 acordaron esfuerzos conjuntos para proteger el clima y reafirmaron su apoyo al objetivo de París de 2015 para mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados en comparación con el período preindustrial. Las energías renovables se expandirán y el carbón se usará cada vez menos. Además se alzó un compromiso de cooperación basado en unas reglas comunes dentro de la comunidad internacional.

«Estamos comprometidos para trabajar a nivel internacional por la paz y la prosperidad y así avanzar hacia un mundo más justo, porque juntos somos más fuertes”, se dijo en un comunicado conjunto en el que además del G7 firmaron Argentina, India, Indonesia, Senegal y Sudáfrica, como países invitados.