Economía

El BCE aplaza la subida de tipos hasta el primer semestre de 2020

Retrasa por segunda vez este año su orientación a futuro

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido mantener el tipo de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación en el 0%

Publicidad

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido mantener el tipo de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación en el 0%, mientras que la tasa de facilidad de depósito continuará en el -0,40% y la de facilidad de préstamo en el 0,25%.

Además, el instituto emisor ha decidido retrasar por segunda vez este año su orientación a futuro. La nueva hoja de ruta marcada por el BCE especifica que los tipos de interés se mantendrán en su nivel actual "al menos hasta el primer semestre de 2020"para que la inflación llegue al objetivo de situarse cerca, pero por debajo del 2% a medio plazo. Esto provocará, en consecuencia, que los tipos de interés de las hipotecas y otros créditos (que dependen directamente de los tipos del BCE) se mantengan en los niveles extraordinariamente bajos en los que llevan varios años. De hecho, aunque el euribor subió ligeramente en febrero y marzo, en abril y mayo volvió a retroceder y sigue en niveles negativos.

En este sentido, los seis bancos del Ibex 35 han perdido más de 1.968 millones de euros de capitalización bursátil en la sesión de este jueves, después de que el BCE haya decidido aplazar de nuevo cualquier variación en los tipos de interés. El entorno de bajos tipos merma desde hace tiempo la rentabilidad de los bancos europeos, por lo que el retraso en su subida ha penalizado a las entidades cotizadas. El motivo del retraso es el empeoramiento de las perspectivas de crecimiento e inflación como consecuencia de las tensiones comerciales, que han llevado a varios miembros del órgano rector a plantear un recorte de las tasas e incluso a reanudar el programa de compras netas de activos, que expiró al finalizar 2018.

De hecho, varios miembros del consejo de gobierno han planteado la posibilidad incluso de bajar los tipos, mientras que otros han apuntado a la posibilidad de reiniciar el programa de compras de activos o extender la orientación a futuro.

Publicidad

Draghi ha explicado que la política monetaria del BCE está lejos de la normalización porque los desafíos externos no son tampoco normales, por lo que ha advertido de que la orientación a futuro sobre la evolución de los tipos de interés no implica necesariamente un movimiento al alza de las tasas.

El banquero italiano, que abandonará la presidencia del BCE el próximo 31 de octubre, ha precisado que la discusión sobre un potencial recorte de los tipos se ha centrado en el interés que el BCE cobra a los bancos por depositar liquidez en la ‘hucha’ de la entidad y por la que actualmente cobra a las entidades un 0,40%.

Publicidad

La cita ha tenido lugar en un contexto marcado por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y por la incertidumbre sobre el Brexit.