MENÚ
sábado 20 julio 2019
19:31
Actualizado

El caso Easy Payment Gateway: España sí tiene tecnología puntera

El universo digital ha abierto el abanico de los métodos de pago

  • El caso Easy Payment Gateway: España sí tiene tecnología puntera
    El caso Easy Payment Gateway: España sí tiene tecnología puntera

Tiempo de lectura 8 min.

10 de diciembre de 2018. 12:14h

Comentada
Óscar Reyes.  11/12/2018

Hace no tanto la única manera de pagar a alguien era de forma física. Luego llegaron las tarjetas y la revolución tecnológica ha multiplicado, en los últimos años, las vías con las que contamos para comprar. Hasta el punto de que, en algunos lugares del mundo, se dejaran de usar monedas y billetes en poco tiempo. En Suecia hablan de 2025, y en China contemplan como el móvil se está convirtiendo en el modo habitual de pagar. Pero en cada lugar, alguien se ha preguntado alguna vez qué ocurre con su dinero cuando viaja virtualmente, quién lo gestiona y cómo puedo estar seguro de que llegará a su destino. En España, cada vez llama más la atención una empresa joven dedicada justo a esa labor. Casi cuatro años después de su nacimiento, la pasarela de pagos Easy Payment Gateway aporta sus soluciones a multinacionales y ha colocado a nuestro país en el foco de la innovación económica.

El caso Easy Payment Gateway: España sí tiene tecnología puntera

Las grandes empresas, que mueven un volumen de pagos amplio, requieren que el proceso sea lo más óptimo posible. A lograrlo les ayudaban a través de su consultora Álex Capurro, el CEO de Easy Payment Gateway, y sus dos (aún) compañeros Rubén Fernández («head of Costumer Integration») y Jesús Cerván («technical support»). Los tres iban por las pizarras de las compañías escribiendo diagramas que después un equipo técnico convertía en códigos tras meses de trabajo. Así que se dieron cuenta de que lo que realmente necesitaban era un sistema que les diese agilidad en los pagos sin que ese equipo técnico tuviese que intervenir. Y, tras 18 meses desarrollando una herramienta orientada a dar soluciones a cualquier negocio de venta «on-line», nace Easy Payment Gateway.

El universo digital ha crecido con creces las vías mediante las que se puede comprar. Y las empresas intentan que sus clientes tengan abiertas el mayor número de posibilidades. Hasta ahora, se recurría a varios proveedores, y se contrataban los métodos de pagos con los que cada uno constase hasta sumar una gama lo más completa posible. Pero esto podía suponer un verdadero descontrol y desorganización del conjunto de pagos. Y en ese punto es donde Easy Payment Gateway revoluciona el mercado, ofrece a las compañías todas las opciones en un único servicio. Su «chief operating Officer», José Manuel Peral, comenta que «actualmente tenemos 252 métodos de pagos habilitados (otros 215 alternativos), donde se engloban más de 40 procesadores de tarjeta alrededor del mundo. Somos realmente un “partner” global para el comercio on-line, desde China, Australia, Sudamerica, Portugal, etcétera».

Grandes empresas

La adaptabilidad de Easy Payment Gateway a los hábitos y reglas de pago de distintos lugares del planeta ha sido uno de los motivos por los que ya las multinacionales se han aliado con ellos. Ávoris, una de las mayores empresas del sector turístico en todo el mundo, pudo resolver esa problemática con una estrategia de pagos que se ajustase a cada país. Pero además, también pedían a Easy Payment Gateway que el sistema pudiese modificarse dependiendo de las circunstancias. Y, precisamente, ésa es una de las características más notables de la pasarela, que también presta servicio a Banco Santander, los ferris de Transmediterránea, las gafas Hawkers o Job and Talent.

En el caso de Ávoris, explica Peral, «quizá ellos quieran vender en México a través de modo seguro hasta que conozcan el comportamiento de sus consumidores para así evitar fraude, una vez tengan ese conocimiento, le ofrecen a algunos clientes compras en modo seguro y a otros no. O puede que en “Black Friday” deseen realizar todas las ventas en modo seguro. Esta flexibilidad de poder modificar reglas, añadir métodos de pago dándole a un botón y otras muchas las otorgamos nosotros mediante nuestra plataforma. Y lo más importante, de una manera fácil y simple».

Esa sencillez se consigue a través de una herramienta que «dibuja» el proceso de pago de manera visual. Se está acostumbrado a codificarlos, lo cual resulta bastante más costoso. Sin embargo, Easy Payment Gateway crea diagramas de flujos uniendo cajas con flechas (mucho menos complicado de lo que en pudiese parecer) y, de ese modo, desarrollando reglas para diferentes comportamientos y necesidades. El sistema entiende dichos diafragmas en tiempo real, siendo la cualidad que le hace más eficiente y flexible. Tanto que en cuestión de segundos (desplazando las cajas y las fechas) las reglas se pueden modificar, cuando un equipo técnico podría tardar meses en recodificarlos.

Sin embargo, las empresas no pueden permitirse que pase tanto tiempo. En cualquier periodo en el que un método de pago no esté en funcionamiento, es una opción menos por la que un cliente puede comprar y, por tanto, una vía de entrada menos de ingresos para la compañía.

Además, supone una pérdida de confianza por parte del consumidor, que quiere tener a su disposición todas las alternativas mediante las que poder comprar, para dar con la más cómoda, ágil y segura. En definitiva, Easy Payment Gateway viene a ofrecer una solución para que las compañías sean más competitivas optimizando las ventas online hasta el mínimo detalle.

Capurro comenta que, normalmente, los comercios con menos tiempo de vida «creen que cualquier cosa basta para que el consumidor concluya su compra y no es así. Actualmente, estamos en una sociedad con mucha competencia y los puntos de venta deben ofrecerle a sus clientes la mejor experiencia de compra on-line, rápida, segura y mostrarle los métodos de pago que conoce, de lo contrario lo más probable es que acudan a la competencia que sí le presta atención a este aspecto».

En un contexto en el que las ventas on-line van ganando terreno poco a poco a las físicas, las empresas que no cuenten con sistemas de pago adecuados corren el riesgo de quedarse atrás. Todas las que deseen sobrevivir en un futuro próximo tendrán que ponerse al día en este sentido, sea cual sea su volumen. Por esta razón, el potencial de una pasarela como Easy Payment Gateway alcanza al tejido comercial al completo, y disponen de dos productos que se adaptan al tamaño de la compañía.

Por un lado, está «Corporate», pensado para las empresas con más de un millón de euros mensuales de facturación. Como se comentaba anteriormente en el caso de Ávoris, este tipo de compañías suelen necesitar sistemas de pago bastante flexibles, pero Easy Payment Gateway no sólo le ofrece los digitales. También, si lo requieren, pueden contar con la gestión del dinero físico y así «tener una omnicanalidad real y controlarlo todo desde un único panel de control», sostiene Peral. Por otra parte, para las empresas que no alcancen el millón mensual de facturación, la plataforma adecuada es SMBs. Se trata de un producto limitado y paquetizado para cumplir, específicamente, las necesidades que tenga la compañía.

Seguridad

No obstante, pagar digitalmente genera preocupaciones. A la vez que se extiende el comercio electrónico, se producen más ataques para robar dinero virtual (ya sea duplicando tarjetas o casi «atracando» el portal de algún comercio). Así que una pasarela de pagos no sólo debe optimizarlos, sino además protegerlos. En este aspecto, la libertad de acción que ofrece a las empresas es, de nuevo, la seña de identidad de Easy Payment Gateway. Según Capurro, le facilitan a sus aliados «un motor de reglas donde establecer las que quieran», es decir, pueden ponerle al fraude los límites que deseen asumir. Aunque eso sí, como expertos en la materia les asesoran

El control de las actividades ilícitas es posible, añade Peral, gracias a «que estamos conectados a seis proveedores de fraude con informacion global. Básicamente, antes de aceptar o no una transacción en tiempo real podemos consultar con estas bases de datos del cliente final (DNI, dispositivo móvil, pasaporte)». De este modo, pueden evitar que algunos entes sospechosos de practicar fraude virtual penetren en el sistema de pagos.

Y gestionando 30 transacciones por segundo (límite que puede aumentar en días como el «Black Friday»), como hace a día de hoy Easy Payment Gateway, cabe preguntarse cómo las controlan todas. Pues bien, sus sistemas se encuentran en la «cloud», y están muy bien custodiados. Trabajan con los dos proveedores más relevantes del mundo en esta clase de servicios, seguros que le suenan, Amazon y Google. Y para sortear cualquier incidencia han replicado sus sistemas por Europa, Asia y Sudamérica, por lo que son más complicados de localizar.

Seguridad, control, libertad, flexibilidad, eficiencia... Easy Payment Gateway es un cóctel de cualidades para optimizar el pago vía on-line. Y cada vez más empresas se fijan en ellas. Su volumen de negocio ya ha superado los 5.000 millones de euros, y el crecimiento parece imparable (a la par que el del comercio electrónico). Peral confiesa que «todos los años nos marcamos un crecimiento de mínimo tres dígitos, y lo vamos cumpliendo año a año. A su vez, estamos constantemente mejorando nuestras herramientas, haciéndolas más dinámicas, con más opciones o sacando otras nuevas. El año que viene ampliaremos el equipo (se encuentran en plena búsqueda de talento) y las oficinas a otro país europeo y quizá otro continente a principios de 2020». En definitiva, Easy Payment Gateway rompe con esa idea de que la innovación económica en España va por detrás. También tenemos nuestros referentes, y el mundo no les quita ojo.

El proceso

Quien inicia el proceso de un pago, evidentemente, es el cliente mediante la compra de un producto o servicio. Como se ve en las imágenes, la plataforma de Easy Payment Gateway está conectada al comercio. Y una vez realizado el pago, éste entra en la pasarela y comienza a gestionarse. Para que el pago se complete sin problemas, pasa una prueba de riesgos antes de llegar a la entidad que procesa ese ingreso (que está en todo momento conectada a la pasarela para solucionar cualquier obstáculo con el que el pago se pueda encontrar). Asímismo, entra en juego el llamado «acquirer bank». Es decir, el que el comerciante haya elegido para que procese las tarjetas de crédito o débito con las que se compra en su tienda, por ejemplo, mediante datáfono. Por último, las compañías a las que pertenecen esas tarjetas también reciben la comunicación de que se ha realizado una transacción con las mismas y el proceso se completa cuando el pago llega hasta la entidad emisora, la que se hace responsable financiera de los medios de pago.

Últimas noticias