La Comunidad de Madrid es la que recibió más trabajadores que cambiaron de provincia por motivos laborales

La Comunidad de Madrid es la que recibió más trabajadores que cambiaron de provincia por motivos laborales, como destaca un informe de Randstad a partir de los datos recogidos en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). El análisis muestra que los desplazamientos de los trabajadores a otras provincias han aumentado un 12,48 por ciento respecto a 2012. Esto implica que un mayor número de profesionales han salido en una ciudad para trabajar, si se comparan los datos con el año anterior.

La movilidad ha aumentado, pero también el número de contratos totales. En España se generaron 14.782.687 millones de contratos, de los cuales 1.846.026 fueron motivados por procesos de migración de una provincia a otra. En 2012 el acceso al mercado laboral por esta vía supuso 1.641.135 firmas.

La relación entre los contratos que implican movilidad a otra provincia y el número de contratos totales se refleja en el índice o tasa de movilidad de salida que en 2013 se situó en el 12,49 por ciento, casi un punto porcentual por encima de 2012 (11,56 por ciento).

En este sentido, el cuarto trimestre del año ha sido el que mayor número de contrataciones con desplazamiento ha registrado (532.382), seguido del segundo (449.870). Esta tendencia viene motivada, en parte, por el aumento de contratación en Navidad y en la campaña de verano, respectivamente.

El informe de Randstad destaca el modo en el que los desplazamientos de los trabajadores a otras provincias por motivos laborales se distribuyen de manera multidireccional de un punto geográfico a otros. Por regiones, la Comunidad de Madrid y Cataluña son las más receptoras de trabajadores, lo que refleja que existe un mayor número de trabajadores que entran a estas comunidades por motivos laborales de los que salen.

Durante 2013, se realizaron 283.730 contratos a personas procedentes de otras provincias en la Comunidad de Madrid, y 139.425 madrileños consiguieron trabajo fuera. Por su parte, Cataluña registra 250.229 entradas con contrato de trabajo y 220.938 salidas, siendo Barcelona el principal eje de movilidad. Ambas regiones cuentan con saldo de movilidad positivo, o sea, reciben más trabajadores de los que se marchan.