MENÚ
viernes 14 diciembre 2018
12:43
Actualizado

La presión fiscal se dispara en España

La recaudación tributaria sobre el PIB aumentó el año pasado en medio punto, hasta el 33,7%. En la OCDE marca un nuevo récord, con un 34,2%, y Francia destrona a Dinamarca como el país con más impuestos.

  • La presión fiscal se dispara en España
París.

Tiempo de lectura 4 min.

05 de diciembre de 2018. 23:55h

Comentada
Asunción Serena .  París. 5/12/2018

ETIQUETAS

Las economías avanzadas siguen aumentando la presión fiscal según el último informe elaborado por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), y los impuestos sobre las sociedades y sobre el consumo representan una parte creciente del total de la recaudación fiscal. En 2017, la media de recaudación fiscal de los países de la OCDE subió dos décimas de punto con respecto a lo registrado en 2016, pasando de 34% del producto interior bruto (PIB) a 34,2%. Una tendencia que arrastra desde hace tiempo utilizada para hacer frente a los déficits públicos resultado de la última crisis financiera. « Un récord absoluto », señala la OCDE, « incluso en comparación con las cifras más elevadas registradas en 2000 (33,8%) y en 2007 (33,6%).

Esta tendencia al alza de la carga fiscal se ha acentuado especialmente en España, cuya recaudación porcentual figura por debajo de la media de países de la OCDE, pero el incremento registrado de 2016 a 2017 es superior al doble de la media del resto de miembros de la organización económica. Concretamente, la presión fiscal en España ha aumentando 5 décimas de punto, pasando de constituir el 33,2% del PIB en 2016, al 33,7% en 2017.

La distribución de impuestos corresponde: 34,2% corresponde a las contribuciones a la Seguridad Social, 21,4% al IRPF, IVA 19,1%, los impuestos al consumo 10,3%, el impuesto de patrimonio el 7,7% (5,5% media de la OCDE), el impuesto de sociedades 6,8%, y otros 0,5%.

El informe subraya la estructura política de España «altamente descentralizada», lo que se refleja en que en 2016 el 41,6% de los ingresos fiscales hayan sido recaudados por el Gobierno central, mientras que los gobiernos autonómicos han recaudado el 14,7%. Además, indican que entre 1975 y 2016, la proporción de ingresos de los gobiernos locales haya aumentado del 4% al 10%, mientras que los fondos de la Seguridad Social han disminuido del 47,5% al 33,2%.

Po otro lado, la OCDE comenta que 19 de los 34 países miembros han registrado un aumento de la carga fiscal, mientras que los otros 15 registran el movimiento inverso. En 21 países, la parte de impuestos relación al PIB en 2017 fue superior al nivel registrado antes de la crisis.

Pero el país que se lleva el premio es Francia, que destrona así a Dinamarca, hasta ahora número uno en materia de presión fiscal a nivel mundial. Una noticia que no calmará los ánimos de los «chalecos amarillos» que protestan precisamente por el peso de los impuestos sobre sus economías. La organización económica precisa que los ingresos tributarios en Francia han supuesto en 2017 el 46,2% del PIB, siete décimas de punto por encima de lo registrado en 2016. Dinamarca, que era el país con mayor presión fiscal desde el año 2002, pasa a registrar un 46% del PIB en 2017 contra 46,2% en 2016. En el otro lado del espectro figura México con una presión fiscal del 16,2%, contra 16,6% en 2016.

La OCDE observa una evolución en la composición de la fiscalidad. En 2017, los impuestos de sociedades y sobre el consumo representan una proporción creciente de los ingresos tributarios totales. Los ingresos por el IVA siguen siendo la principal fuente de ingresos de los impuestos al consumo en los países de la OCDE, y éstos han alcanzado un récord histórico, el 6,8% del PIB y el 20,2% del total de ingresos fiscales medio en 2016. Las cotizaciones sociales supusieron un 26,2% del total recaudado, seguido por el impuesto sobre la renta, 23,8%, y el impuesto sobre el valor añadido, un 20,2%.

Últimas noticias