MENÚ
sábado 15 diciembre 2018
17:58
Actualizado

Pablo Gimeno: «Las crisis son periodos de oportunidades»

Autor del libro «El método Gimeno» y presidente de su propio grupo empresarial, PGS, describe su trabajo en los mercados como un «disfrute».

  • Pablo Gimeno: «Las crisis son periodos de oportunidades»

Tiempo de lectura 4 min.

03 de abril de 2016. 23:01h

Comentada
5/4/2016

La economía se ha convertido en un tema muy recurrente en nuestros días. La misión de personas como Pablo Gimeno es convertirla en algo accesible para todos los públicos. Este propósito lo cumple cada día a través de la empresa que creó con su nombre, PGS, cuyo fin es ayudar a otras compañías a crecer en los mercados. Pero consciente de que su mensaje necesitaba una mayor difusión, escribió «El método Gimeno» (Lid Editorial), un libro con el que busca compartir sus secretos en el sector de la inversión. Sus años de experiencia le legitiman para poder hablar con conocimiento de causa sobre economía en la pequeña pantalla. Además de su faceta como tertuliano, su labor divulgativa va un paso más allá, y también da clases de marketing en la universidad.

–¿Qué cualidades debe tener una empresa para resultar atractiva?

–Para resultar atractiva de cara a los inversores lo más interesante es que sea rentable. Pero tan importante es lo que se puede ganar en una empresa como lo que se puede perder. Muchas veces los inversores se centran únicamente en mirar su posibilidades de éxito, pero al final es preferible ganar un euro si no lo puedes perder que ganar diez si puedes perderlos. Por lo tanto, lo más atractivo es quizá la máxima rentabilidad con el mínimo riesgo.

–Resuma de manera comprensible el término crisis.

–La crisis es una fase que recorre la economía. Existen unos ciclos: un crecimiento, un auge, y hay periodos de declive. Cuando se dice que un país está en crisis se entiende que está en el punto más bajo de su salud económica. Eso se mide en el poder adquisitivo, en el Estado del bienestar, en la capacidad de consumo e inversión. Aquellas variables que afectan al nivel de vida del ciudadano.

–¿En qué momento comienza a notar realmente la crisis?

–Al final hay que pensar que cada una de las personas que componen un país son una empresa en sí mismas. De hecho, se considera que una compañía es una persona jurídica. Pero una persona física es exactamente igual que una empresa: tiene unos activos, tiene unos pasivos, tiene unos ingresos y unos gastos. Una persona interpreta que está en crisis cuando los gastos superan a los ingresos; entonces entra en una fase en la que no puede sostenerse y tiene que tomar medidas. Al final, ¿qué gastos tiene una persona? Pues los que todos conocemos, los cotidianos de salir adelante: coche, casa, hijos, etc... Respecto a las medidas que pueda tomar, es fácil: o aumentar los ingresos o disminuir los gastos, pero ello a veces no está en su mano.

–¿En qué sector me recomendaría invertir?

–Parece que ahora el foco está en las nuevas tecnologías, pero desde mi punto de vista nos encontramos nuevamente en una especie de burbuja en el área tecnológica en cuanto a innovación de «start-ups». Este modelo se importó a España desde Estados Unidos, donde ves cómo pequeñas empresas acaban convirtiéndose en un Facebook, un Whatsapp o un Twitter. Pero como dice la Biblia: «Muchos son los llamados y muy pocos los escogidos». Hay bastante gente intentando crear aplicaciones móviles que a día de hoy no generan ingresos y pensando que en un año y medio ganarán cientos de millones, cuando crear una empresa es mucho más difícil. Te daría dos claves: no entrar en un sector puramente tecnológico, porque creo que está sobresaturado, y buscar empresas de tamaño medio y lo más antiguas posibles.

–¿Hasta qué punto es bueno invertir en tiempos de crisis?

–La clave está efectivamente en comprar barato. Ahora mismo es muy buen momento para invertir en empresas españolas, precisamente porque acabamos de salir de una crisis y las empresas se han quedado a un precio muy asequible, por lo que se trata de una buena oportunidad. El momento idóneo para comprar cualquier cosa es cuando se considera que la economía ha tocado mínimos. Las etapas de crisis son periodos de oportunidades.

–¿Considera que la economía es accesible para toda la gente?

–La que entiende ciertos conceptos que ve por televisión pero pocos son capaces de interpretarlos, normalmente se quedan con los titulares. Hay una gran cantidad de noticias y muchas nos las dan ya mascadas, lo que da pie a la manipulación. La crisis de los mercados bursátiles se ha producido por miedo. Un miedo que no se sabe si es racional o irracional, porque hay mucha gente que no lo comprende. Sólo esto, más allá de los hechos reales, es capaz de provocar una crisis.

–¿Cuál es el papel de los analistas en la predicción de una?

–Para poder interpretar el presente o el futuro hay que analizar el pasado. Llevar en esto varios años te permite tener un poco de perspectiva para tomar decisiones. Pero para poder analizar la economía hay que tener en cuenta todos los ingredientes que la afectan. Aunque no es una ciencia exacta, hay numerosos factores relevantes muy difíciles de interpretar.

–¿Hasta qué punto cree que influye la imagen en el mundo de los negocios?

– Cuando estás en la parte comercial para vender algo hay que generar confianza. Ésta se consigue a partir de una serie de parámetros, que van desde el discurso a tu pasado o portfolio. Probablemente, la imagen afecte en gran medida. Si tú fueras al médico y lo encontraras en bañador y chanclas seguramente desconfiarías de él y terminarías cambiando de médico. Si una persona va a hacer una inversión contigo lo que espera al otro lado es a alguien serio. La imagen al final afecta, ni mucho ni poco, sino lo suficiente como para generar la confianza necesaria.

Últimas noticias