Vivienda

Los propietarios mayores de 65 años, víctimas de la mitad de los casos de morosidad en el alquiler

La brecha digital deja fuera del mercado del alquiler a 900.000 personas mayores de 65 años, según Alquiler Seguro

La OCDE quiere que solo los jubilados cobren pensión de viudedad
La OCDE quiere que solo los jubilados cobren pensión de viudedadlarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@4fafd5d4

Excluidos del mercado del alquiler y con mayores probabilidades de tener un inquilino moroso. Las dificultades y barreras a las que se enfrentan las personas mayores para conocer las novedades normativas -como la Ley de Vivenda- y acceder a los trámites y operaciones digitales, ya sean inquilinos o propietarios, han convertido a la tercera edad en el eslabón más débil en materia de arrendamiento.

Pese a que actualmente uno de cada tres arrendadores es mayor de 65 años, la evolución del sector del alquiler los ha excluido. La discriminación por motivos de edad en el ámbito del alquiler se refleja en fenómenos como la morosidad. Si bien esta es una de las mayores preocupaciones por parte de todos los propietarios, en el caso de los mayores la vulnerabilidad es mucho mayor. Según los datos del Fichero de Inquilinos Morosos recogidos por Alquiler Seguro en su estudio 'El alquiler y las personas mayores', el 53% de los casos de morosidad se registran en inmuebles que están arrendados por una persona mayor de 65 años.

Entre los motivos, en el estudio realizado por Alquiler Seguro, compañía que cuenta con una cartera de 21.000 viviendas en alquiler, los encuestados apuntan a un desconocimiento de la ley (45%), y a las dificultades para elegir otro inquilino (34%). Además, el 45% dice no saber cómo tiene que seleccionar a un inquilino y el 58% no conoce qué documentación tiene que solicitar ni en qué criterios basarse.

Además, por un lado, hay inquilinos que usan esta falta de conocimientos para aprovecharse de sus arrendadores, pero también hay otros que cada vez tienen más dificultades para hacer frente al alquiler por el encarecimiento generalizado de la vivienda y la pérdida de poder adquisitivo, lo que ha hecho proliferar la inquiocupación.

Asimismo, en dicho informe también se alerta de la "brecha digital" que afecta a este colectivo. En la actualidad, apunta que alrededor de 900.00 personas mayores de 65 años quedan fuera del mercado del alquiler, entre propietarios e inquilinos. Desde Alquiler Seguro, han alertado de que la proliferación de compañías de alquiler que basan todas sus operaciones en el canal online, la desaparición de oficinas de atención presencial y el desconocimiento e inseguridad del entorno digital están provocando que las personas mayores no puedan desarrollar operaciones inmobiliarias y que, por lo tanto, se vean expulsadas del mercado.

"La brecha digital a la que se enfrentan las personas mayores provoca que en muchos casos no puedan acceder y usar este tipo de tecnología y, por ende, formar parte de las operaciones inmobiliarias", explica el director general de Alquiler Seguro, David Caraballo. Por ello, el 87% de los encuestados por el estudio reclama una mayor inversión de recursos en herramientas que faciliten estas tareas a los mayores de 65 años.

En vista de esta situación, Alquiler Seguro, a través de su Fundación y en colaboración con la Federación Española para la Defensa de las Personas Mayores (Fedepem), ha lanzado un nuevo protocolo para personas mayores. Así, “los mayores de 65 años ahora contarán con ayuda frente a las dudas que puedan tener a la hora de firmar y tramitar un contrato de alquiler, seleccionar al inquilino o realizar cambios en la titularidad de los suministros”, apunta Caraballo.

¿En qué consiste el protocolo? Horario preferente en las oficinas de 10:00h a 11:30h; atención personalizada con un gestor especializado; información por escrito, ya sea por correo o recogiéndola presencialmente; firma presencial y acompañada; y más puntos de atención, con la apertura de 15 nuevas oficinas que se sumará a las más de 50 actuales.