Sin beca por el covid-19: Educación obliga a devolver el dinero a los alumnos de FP que quieren hacer prácticas

Muchos estudiantes rechazan obtener su título con un “proyecto” y han decidido aplazar hasta septiembre las prácticas, lo que les penaliza para recibir ayudas. Las cuantías a reintegrar oscilan entre los 200 euros y los 2.000 euros

Son los futuros técnicos de Farmacia, radiodiagnóstico, protésicos, administrativos, electricistas...que están en el último curso de FP y quieren hacer prácticas (FCT) en empresas, como les correspondería antes de incorporarse al mundo laboral, pero el estado de alarma hace imposible que se puedan realizar. Así que el Ministerio de Educación y FP emitió una orden (EFP/361/2020 de 21 de abril) que permite igualmente obtener un título si los estudiantes entregan un “proyecto” que determine el centro educativo pero que los los alumnos consideran "unas actividades chapuceras que se alejan mucho de la realidad que vive una empresa”.

También se ofrece la posibilidad de renunciar a esta vía y esperar a septiembre para hacer las prácticas en condiciones normales. Muchos alumnos ya se han decantado por esta última opción, pero eso implica la devolución de la beca, si disponen de ella, que suponen cuantías que oscilan entre 200 euros y los 2.000 euros aproximadamente. Así se deduce de las Instrucciones para la gestión de los reintegros de Becas y Ayudas al estudio correspondientes a este curso académico que han soliviantado a los estudiantes. De hecho, los institutos ya están poniendo sobre aviso a los estudiantes y esto ha creado tal indignación que ha llevado a los alumnos a abrir una recogida de firmas a través de la plataforma Change.org. Y es que aplazar las prácticas se entiende como “una anulación de la matrícula de forma voluntaria por el estudiante, sin que haya sido impuesta por el centro con carácter obligatorio”, que sí da la alternativa del “proyecto” para poder conseguir el título de FP.

Andrea Puerto Nieves es una de las estudiantes que se siente penalizada por querer hacer prácticas en una empresa. Es alumna del 2º curso de grado superior de Administración y Finanzas del Instituto Doctor Fleming de Oviedo (Asturias) y asegura que le han dado la opción de hacer prácticas telemática que "no se parecen en nada a las reales y condena el futuro laboral de miles de estudiantes”. “Las prácticas son un elemento fundamental para aplicar los conocimientos que hemos adquirido en los últimos dos años y, al obligarnos a renunciar a la beca, nos están presionando”, dice con indignación.

Peticiones de revisión del criterio

La Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía ya ha solicitado al Ministerio de Educación y Formación Profesional que reconsidere la situación con los alumnos de FP para no pierdan las prácticas ni la beca. Es más, ha pedido que revise los criterios establecidos en las instrucciones publicadas el pasado 7 de mayo para la gestión de los reintegros de becas y ayudas al estudio correspondientes al curso 2019-20 de manera que no se perjudique a los que voluntariamente quieren aplazarlas porque desean hacerlas en empresas o instituciones.

La Consejería ha pedido al departamento que dirige Isabel Celaá que aplazar la realización de las prácticas no se considere como una reducción del número de módulos matriculados, que obligaría a devolver la beca si el estudiante hace las prácticas a partir de septiembre, dentro ya del curso académico 2020/21. De hecho, el consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, llevará también esta propuesta a la Conferencia Sectorial prevista el próximo jueves 14 de mayo.

Beatriz García, portavoz del Sindicato de Estudiantes, cree que “es un escándalo que se ponga en cuestión el derecho del estudiante a realizar prácticas en empresas porque muchos jóvenes, a través de ellas, luego consiguen un empleo. Se les pone en la difícil tesitura de tener que renunciar a una beca para conseguir unas prácticas”. Es por esto por lo que el sindicato ha pedido al Ministerio de Educación que rectifique “de manera inmediata porque todo el mundo quiere hacer las prácticas en condiciones dignas y remuneradas”. A esta circunstancia se une el hecho de que muchos alumnos ya han gastado el dinero que han recibido de la ayuda, con lo que el sindicato considera que “es una coacción al estudiante” y exige “un plan de rescate para la educación pública” después de que el sindicato haya recibido quejas de estudiantes de Asturias, Granada, Valencia y Andalucía.

Santiago García, secretario general de CECE, también ha solicitado al Ministerio que reconsidere la situación de estos estudiantes porque “el aplazamiento de las prácticas en empresas se debe a una situación extraordinaria y al deseo de completar su formación de la mejor manera posible y no a ninguna otra que pueda suponer la pérdida del derecho a disfrutar de la beca concedida”. En su opinión, “es normal que algunos alumnos no tengan urgencia por conseguir un título cuando acaban la FP porque no van a continuar estudios y priorizan la realización de las prácticas porque aportan unas competencias que difícilmente pueden ser sustituidas por la realización de un proyecto”.