MENÚ
domingo 18 noviembre 2018
08:33
Actualizado

UPyD, Unió, BNG y Geroa Bai pierden su sitio en el Congreso

  • El candidato por UPyD, Andrés Herzog, en declaraciones a los medios.
    El candidato por UPyD, Andrés Herzog, en declaraciones a los medios.
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

20 de diciembre de 2015. 22:31h

Comentada
Madrid. 20/12/2015

Sólo 153.888 votos. Éste ha sido el triste resultado de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en unas elecciones generales tras las que la formación queda abocada a la desaparición. La que fuera la primera punta de lanza contra el bipartidismo ha resistido sólo dos legislaturas en el Congreso. Si en 2008 su fundadora Rosa Díez obtuvo el único escaño del partido y en 2011 alcanzaron cinco diputados y 1,1 millones de votos, esta vez se queda fuera de las Cortes.

Tras una campaña marcada por encuestas que daban a UPyD una presencia anecdótica, la única esperanza de la formación era lograr un escaño para su cabeza de lista, Andrés Herzog. En el último año, UPyD ha vivido una auténtica revolución en su seno, con cambio de líder incluido. A finales de 2014, las negociaciones para unir fuerzas con Ciudadanos se rompían entre reproches mutuos. En aquel momento, los de Albert Rivera representaban aún una tendencia demasiado emergente como para negociar desde una posición de fuerza, siendo UPyD quien tenía la sartén por el mango. En mayo de este año, los malos resultados en las elecciones municipales y autonómicas empujaban a Rosa Díez a renunciar al liderazgo del partido. El testigo era recogido entonces por Herzog.

Del millón de votos logrados en las elecciones europeas de 2014, el partido magenta se quedó en las municipales de 2015 con sólo 232.478 votos y apenas tres ayuntamientos con mayoría absoluta en todo el país. Heredaba Herzog una formación política dividida y asolada por las luchas internas, con cientos de sus miembros abandonando el barco rumbo a Ciudadanos. Como le ha sucedido a Izquierda Unida con Podemos, UPyD ha sido víctima de la meteórica irrupción de C’S, que ha logrado aglutinar buena parte del voto de centro.

Sin representación parlamentaria, la única duda está en saber si el partido intenta una refundación para salir del pozo o si por el contrario, como parece, UPyD ya es historia.

Unió, BNG y Geroa Bai.

Pero no será la única, dado que salen del Congreso partidos históricos como Unió Democrática de Cataluña (UDC) o el BNG.

En el primer caso, tras su ruptura con Convergencia Democrática de Cataluña, con la que siempre concurrió bajo las siglas de CiU y con la que logró hace cuatros años 16 escaños.

Ahora, Unió, liderada por Josep Antoni Duran Lleida, no sobrepasa el 0,26 % mientras que la propia CDC, bajo la lista Democracia i Llibertat conseguiría un poco más del 2,5 %, lejos del 4,17 % de 2011.

Otro partido que ha tenido presencia habitual en la Cámara Baja ha sido el BNG, que en esta ocasión se presentaba en la coalición Nós-Candidatura Galega, pero aún así no ha podido contener el auge de las "mareas" y ha perdido sus dos escaños.

Geroa Bai, tras el éxito de las elecciones autonómicas, en las que su anterior diputada en el Congreso, Uxue Barkos, consiguió la Presidencia navarra, se lleva el revés de perder su escaño en el Congreso, a pesar de obtener un resultado similar al de 2011.

Hace cuatro años, Foro Asturias y UPN consiguieron escaños concurriendo por separado y en esta ocasión los logran en coalición con el PP.

Últimas noticias