Feijóo:"Quien quiera sacarme de la Xunta, que vote a Vox"

El presidente gallego y candidato a la reelección se mostró convencido de que los de Abascal no lograrán representación en Galicia. Sobre Cs indicó que los gallegos “no perdonarían" una agrupación de intereses electorales ni que bajo el paraguas de la estabildad luego se contituya en grupo independiente

Thumbnail

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo ha participado esta mañana en un desayuno de Forum Europa donde no quiso hablar mucho sobre el cambio de candidato en el País Vasco, porque, dijo, “he venido a hablar de Galicia”. Hasta 23 preguntas se llegaron a acumular de los periodistas sobre la marcha del ya ex presidente del PP vasco Alfonso Alonso, preguntas que el presentador despachó con un “diga lo que quiera de lo ocurrido en el País Vasco”. Y Alberto Núñez Feijóo despejó el balón con un “¿imaginan al candiato a lendakari preguntándole por lo que ocurre en Galicia?”, respondió con retranca gallega: “Pues yo soy el lendakari gallego”. “Sobre Galicia lo que quieran, sobre País Vasco tengo compañeros que tienen sus opiniones” y también sobre el PP vasco. Solo destacó lo que se sabe, que en el País Vasco “se ha planteado una renovación de candidato” y eso sí, lamentó que Alfonso Alonso “deje a política y espero que lo reconsidere”. Asimismo, destacó que la trayectoria de Carlos Iturgaiz “con el constitucionalismo vasco y con la Constitución española” de la que dijo que no tenía nada más que añadir. “Las cosas son como son y como están”.

Donde sí entró en la arena fue en la valoración que acababa de hacer la portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas en la radio donde apostaba porque su formación se incorporara a las listas del PP gallego y luego, tras las elecciones, irse al grupo mixto. Feijóo considera que todo acercamiento entre Cs y PP “es una buena noticia”, sin embargo recordó que Cs es un partido que “cambia de opinión varias veces” y apuntó a no olvidarse de que “el germen de la moción de censura” contra el PP fueron ellos. “Que se esté hablando con ellos me parece buena noticia, e intentaré que fructifiquen acuerdos sólidos, leales, sinceros entre PP y Cs, porque creo que es bueno para el país”. Las puertas del PP gallego dijo “están abiertas”, sobre todo a los votantes de Cs, y valoró como “bueno” que los dirigentes de la formación naranja también acompañen a sus votantes para que haya una “cierta coordinación”.

“¿Cómo no vamos a hablar con los que quieren hablar con nosotros'?”, insistió. Puertas abiertas “con naturalidad” de un partido -los populares gallegos- que, recordó tiene que 41 escaños y cero de Ciudadanos en Galicia: “¿Cómo no vamos a hablar?” Feijóo apostó por darse la mano y “caminar juntos” y agradeció de nuevo a la formación naranja que quiera que yo sea él el candidato a la Xunta. Eso sí, advirtió de que “si su estrategia -la de Cs- es conseguir diputados bajo el paraguas de la estabilidad y luego constituyen un grupo independiente, los gallegos no entenderán que, lo que motiva la estabilidad, se convierta en inestabilidad a los cinco minutos de que se cierren las urnas. Y como los gallegos no lo entenderán, nosotros tampoco”, sentenció. Recordó que Ciudadanos en 60 días más 30 del mes de agosto bajó 100.000 votos; y que los gallegos saben distinguir entre unas elecciones generales y autonómicas. “Los gallegos no nos perdonarían una agrupación de intereses electorales”.

Sobre las declaraciones del líder de Vox, Santiago Abascal que indicó que estaba dispuesto a un pacto post electoral en Galicia con Feijóo aseguró: “No veo a Abascal pactando con Torra”, después de que éste le llamara el “Torra gallego” e ironizó: “Además, no se lo recomendaría”. El candidato del PP gallego llamó al respeto y dijo que sería “útil” que no se fracture la sociedad y no haya hecho de la política un proyecto personal “yo creo en eso”. Aseguró que tal vez Vox no conoce bien a Galicia y se mostró convencido de que no va a tener representación política. “Si quieren que Feijóo se vaya de la Xunta, voten a esa formación política”, porque, advirtió de que “ahí coinciden con los independentistas, socialistas” y propuso a los gallegos que concentren el voto en el PP gallego. “No tienen ni un solo concejal en la comunidad y creo que repetirá resultados”. Feijóo se mostró seguro de que los gallegos tomarán buena nota de eso. “El presidente fundador de mi partido se sigue llamando Manuel Fraga” y apuntó que el que se dude del respeto de la Constitución de su partido no merece ni que se haga esa pregunta.

Feijóo destacó que “Galicia no es del PP, sino que el PP es de Galicia” y recordó que la confianza hay que renovarla y cuando no se hace con diligencia “el gallego nos la retira”, como indicó, así ha sucedido en otras ocasiones; porque “Galicia es libre, no es de siglas huecas sino de gentes de pensamientos, de ideas y objetivos”.

El candidato de los populares gallegos afirmó que él no va a pedir la transferencia de la Seguridad Social como sí ha hecho el País Vasco porque “si se transfiere dejaríamos de ser Estado” y, desmantelarlo “no es bueno para nadie ni tampoco el hacer de España una nación de naciones”. “Entiendo que sea algo que lo planteen los nacionalistas, pero no comprendo que el gobierno nacional se siente para negociar lo innegociable”. Asimismo, advirtió de que transferir la gestión de la Seguridad Social es transferir decisiones sobre ella. “Yo no lo voy a pedir porque eso perjudica a los gallegos y a los españoles”.

“Desmontar el discurso identitario”

Le presentó Francisco Vázquez, exembajador de España ante la Santa Sede y exalcalde socialista de La Coruña, quien ensalzó en el desayuno de “Fórum Europa” la “lealtad institucional” de Feijóo, y opinó que es “de los pocos políticos que da continuidad a la Transición”. Indicó que el ponente “ha desmontando en Galicia el discurso identitario, el discurso excluyente del separatismo independentismo y del nacionalismo soberanista”; “y lo ha hecho en una España en la que podemos ser diferentes y somos diferentes, de hecho, pero nunca podemos ser desiguales”, recalcó el exalcalde socialista de La Coruña, para quien Galicia “ha sido y es con Feijóo un modelo en ese equilibrio justo y necesario entre la aceptación de ser gallego y ser español”.

Valoró que Feijóo mantiene en su gestión como presidente “las pautas de diálogo, de modernidad y sobre todo de lealtad institucional que defiende aquel proceso de la Transición” donde su discruso y sus medidas en el Gobierno “siempre han sido integradoras”, dijo.