El PSOE negocia con Bildu su aval a la senda de estabilidad

Primer examen de cara a los presupuestos: el Ejecutivo necesita la abstención de los «abertzales» y de Esquerra Republicana en la votación de hoy en el Congreso

Economía.- El PSOE se reúne con Bildu para que apoye la senda de déficit y empezar a hablar de los Presupuestos
De izquierda a derecha, los diputados de EH-Bildu Oskar Matute y Mertxe Aizpurua, la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, y el diputado del PSOE Rafael Simancas EH-BILDU 26/02/2020 EH-BILDU

El Gobierno de Pedro Sánchez afrontará hoy su primer examen de cara a la aprobación de los presupuestos generales de este año. Se someterá a debate y a votación en el Congreso la nueva senda de estabilidad presupuestaria, conocida también como «techo de gasto». Para poder obtener luz verde a su propuesta en la Cámara Baja y, así, poder llevarla al Senado, el Ejecutivo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos cuenta ya con los votos del PNV, Más País, Compromís, Nueva Canarias y Coalición Canaria. Esa alianza suma 166 votos. Sin embargo, el seguro rechazo de PP, Vox y Ciudadanos, que han dejado clara su oposición a establecer un mayor margen de déficit, obliga a los de Sánchez a buscar apoyos entre los grupos independentistas. Se trata, en definitiva, de reeditar el «acuerdo Frankenstein» que permitió a Sánchez superar en enero la sesión de investidura.

Los contactos con estos partidos se intensificaron ayer. En este contexto, los socialistas mantuvieron ayer un encuentro con Bildu. «Nos reunimos con representantes del PSOE para comenzar a intercambiar las primeras impresiones sobre el proceso presupuestario que está a punto de arrancar», señalaron los abertzales en su cuenta de Twitter. Lideró la delegación del PSOE su portavoz, Adriana Lastra; su secretario general, Rafael Simancas, y su portavoz fiscal, Patricia Blanquer. Del partido de Arnaldo Otegi acudieron a la cita su portavoz, Mertxe Aizpurua, y su portavoz de Hacienda, Oskar Matute. Fuentes de EH-Bildu aseguraron a Europa Press que aún no han decidido el sentido de voto en la votación de este jueves. Todas las señales, sin embargo, apuntan a que Bildu no votará en contra. Ya en la investidura de Sánchez, sus cinco diputados se abstuvieron. Hay que tener en cuenta, además, que los socialistas y los «abertzales» llegaron hace pocas semanas a un acuerdo en Navarra en torno a los presupuestos de la comunidad foral y que el diálogo entre ambas formaciones se ha normalizado en los últimos meses.

De entre los grupos secesionistas catalanes, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, mantuvo un encuentro con el Ejecutivo en la Cámara Baja. Sin embargo, el dirigente republicano no dio pistas en torno a su postura final: se tomará «en el último minuto», subrayó Rufián. Aunque ERC y Bildu tienen un acuerdo de colaboración parlamentaria, no están obligadas a votar lo mismo en la tramitación de los presupuestos en las cámaras. Pese a ello, tanto los republicanos como los «abertzales» han dejado clara en varias ocasiones su intención de dar aire al Gobierno de Sánchez y de no precipitar el fracaso de la legislatura y un adelanto electoral que pudiera llevar a los grupos del centro derecha al Gobierno.

La propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha señalado esta semana que asume que, tanto para aprobar unas nuevas cuentas como la senda de déficit «depende de los ritmos del resto de formaciones», y ha afirmado tener «gran confianza» de que ERC y Junts «entiendan que, para hacer posible que continúe el diálogo, este Gobierno tiene que tener estabilidad», y para ello los Presupuestos son «el principal instrumento». La senda de gasto, para ser aprobada, no requiere de mayoría absoluta en el Congreso, únicamente más votos favorables que en contra.