El PP catalán estalla tras las declaraciones de Álvarez de Toledo: “Es mejor ser más moderada y cometer menos errores”

La portavoz del PP y diputada por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, en Onda Cero, acusó de menospreciar los “valores democráticos” al grupo ATRESMEDIA y de “hacer negocio con nuestro sistema democrático”.

Thumbnail

“Cayetana no es el PP de Cataluña. Tiene virtudes extraordinarias y al tiempo muchos defectos. Es mejor tener virtudes más moderadas y cometer menos errores”. Así de contundente se manifestaba un alto dirigente del PP catalán tras las declaraciones de la portavoz del PP y diputada por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, en Onda Cero, dónde acusó menospreciar los “valores democráticos” al grupo ATRESMEDIA y de “hacer negocio con nuestro sistema democrático”.

Sus declaraciones cayeron como una bomba en la sede barcelonesa del Partido Popular catalán, liderado por Alejandro Fernández, que siempre se ha declarado amigo personal de Cayetana, pero con la que mantiene discrepancias políticas en el fondo y, sobre todo, en las formas. Los populares catalanes comparten la política de “confluencia de las derechas” que mantiene la dirección de Pablo Casado, con el apoyo de García Egea y Álvarez de Toledo, aunque se muestran prudentes “no se puede hacer a cualquier precio. En el PP catalán no vamos a buscar la confrontación con la dirección nacional. No somos el PP vasco, pero si hay preocupación porque Ciudadanos es una marca en decadencia que quiere cobrarse una pieza, el PP de Cataluña, a un precio muy caro”. Otras voces son más contundentes “no vamos a hacer un motín, pero que tengan claro, quién tiene que tenerlo claro, que no nos gusta la idea”.

Estos dirigentes populares van más allá en sus críticas cuando afirman que “la fórmula en Cataluña de PP-Ciudadanos no suma. Una alianza en este momento político puede provocar fugas de voto a los socialistas y a VOX. No es una apuesta en auge, es una apuesta perdedora. La fórmula no tira. ¿Por qué? porque Ciudadanos no es lo que era. En 2017 fue un instrumento plebiscitario contra el independentismo. Ahora es un partido antipático”. Una antipatía que “también dibuja Cayetana, que agranda las grietas con los posibles aliados y convierte la política en un estás conmigo o estás contra mí”, afirma un miembro de la ejecutiva del PP de Cataluña que remata “nos aleja de los ciudadanos moderados, de nuestro electorado, en Cataluña”.

En la barcelonesa calle Urgell, los populares catalanes son reacios a la línea marcada por su cabeza de cartel en las últimas elecciones generales y se fijan en el 5 de abril, la cita electoral vasca y gallega. “Ese día se tomarán decisiones. Ciudadanos no suma. Más bien resta. Creo que el PP puede dar el sorpaso porque Ciudadanos es una marca en decadencia y si las elecciones se hacen en otoño, la corriente se los puede llevar por delante”. Tras este análisis, la mayoría de dirigentes consultados no oculta su malestar con la que es su referente público en Cataluña “su tono, su talante, es muy diferente al de Alejandro -Fernández, presidente del partido- que es contundente en el fondo, pero suave en las formas. Ese tono conecta con un segmento importante de los catalanes, que Cayetana puede truncar”.