El Pacto, ¿qué pacto?

Habrá que analizar por qué España es el pais del mundo con mas muertes de sanitarios y por millón de habitantes.

Pedro Sánchez ha ofrecido al resto de grupos durante su discurso de investidura un “pacto de Estado”
Pedro Sánchez ha ofrecido al resto de grupos durante su discurso de investidura un “pacto de Estado”

Antes de nada, permítanme tranquilizar a muchos lectores y amigos que, ante la ausencia de publicaciones, se han interesado por mi salud. Solo terminar algunos trabajos atrasados y el inicio de una nueva novela me han impedido comparecer, pero retomamos la normalidad. Gracias a todos.

De acuerdo, ya habrá ocasión de analizar aciertos y fracasos en la gestión de una crisis sanitaria como no es conocida en el mundo desde la mal llamada “gripe española” de 1918. Ya llegará el momento de ver si se reaccionó a tiempo y en que forma se hizo, si los recortes en la sanidad pública los hizo tal o cual gobierno y en qué medida esos recortes han afectado a la lógica prevención y choque inicial contra la pandemia, si se compraron mascarillas en el extranjero a precio de oro, mientras muchas empresas españolas, sobradamente capacitadas, no eran requeridas para este trabajo, mientras que, por otra parte, empresas privadas, particulares, Cáritas y ONG`s han echado el resto para suplir tanto desabastecimiento. (No he tenido noticias de algun sindicato que haya hecho algo similar).

Ya habrá tiempo de analizar si determinados intermediarios con nombres y apellidos fueron culpables de la compra en el extranjero de aparatos respiradores y de test defectuosos. Terminado el primer mes de confinamiento aun persisten estas deficiencias y por primera vez se reparte un millón de mascarillas “de un uso limitado a cuatro horas”.

Habrá que analizar por qué España es el pais del mundo con mas muertes de sanitarios y por millón de habitantes.

Ya habrá, Dios mediante, ocasión para todo eso, pero esta tremenda crisis sanitaria trae consigo una crisis económica y social de proporciones descomunales, equiparable a las sufridas tras un conflicto bélico en el que el tejido empresarial y económico de un pais queda materialmente desmantelado si no en su totalidad si dañado en gran parte y necesitado de un plan de recuperación.

El gobierno español, es consciente de la gravedad de la situación y de que cuanto más tiempo pase en buscar soluciones esta será mas costosa en tiempo y medios económicos y humanos. También es consciente de que una solución de tal magnitud no es posible sin contar con la contribución de todas las fuerzas sociales, económicas y políticas afectadas.

Asociaciones empresariales, incluidas las pymes y autónomos, sindicatos (todos), partidos políticos, (todos también), y comunidades autónomas deben obligatoriamente participar en esos imprescindibles pactos.

El gobierno tiende la mano a todos para esos nuevos “pactos de la Moncloa” pero hay una cuestión importante que lo condiciona. España no es la España que sale de una dictadura, es una España con cuarenta años de régimen democrático y los intereses de los partidos políticos no son crear una nueva nación española, los intereses ahora son más localistas, más partidistas y, si me apuran, más individuales, nada del bien común, nada de ceder ante el oponente, nada de perder posiciones de dominio alcanzadas con buenas o malas artes. Y sobre todo, la clase política actual no está por la labor siempre que suponga ceder lo más mínimo.

Así pues, Sánchez no puede citar a todo el mundo a ver lo que pasa, sin una propuesta clara y realista de lo que pretende, y eso es así porque incluso dentro de su gobierno, la propuesta de la ministra Calviño estaría a años luz de la de Iglesias, si es que tuviese algo que proponer que no sea la renta básica o la expropiación de bienes privados, es decir asegurarse el voto in aeternum de los favorecidos por estas medidas.

¿Cual seria, desde mi humilde opinión, la solución al dilema? Un gobierno de concentración de los dos partidos mayoritarios que impusiera, si impusiera, las soluciones acordadas con patronal y sindicatos. Ojalá me equivoque pero el gobierno, con sus graves insultos y descalificaciones en el Parlamento a la oposición (Lastra) , y Unidas Podemos haciendo oposición a la oposición (Echenique) no están creando el clima apropiado para que Casado acepte esa mano supuestamente tendida por Sánchez.

Una vez más habrá que confiar en el heroico pueblo español