El independentismo prepara una ofensiva contra la visita del Rey a Barcelona

Partidos y entidades separatistas cierran filas para un recibimiento hostil al Monarca y a Pedro Sánchez

Los Comités de Defensa de la República (CDR) y otros grupos separatistas de corte radical están dispuestos a poner «toda la carne el asador» durante la jornada de hoy con el fin de boicotear la visita de Su Majestad el Rey a Barcelona, según las informaciones de las que disponen las Fuerzas de Seguridad.

Mensajes como que «hay que recibirlo como se merece» y «somos el pueblo y no vamos a permitir que se nos limite nuestro derecho de manifestación» dan idea de cuáles son las intenciones de los individuos que se integran en estas formaciones secesionistas, a los que se suelen sumar elementos antisistema.

La voluntad de alterar el orden público y de provocar a los agentes es más que clara, agregan, por lo que la labor que desarrollen los Mossos d’Esquadra en el primer cordón de seguridad resultará fundamental para contener a quienes intenten entorpecer la visita real.

Después de las reuniones de coordinación habidas en las últimas horas, se confía en que la actuación de la policía autonómica sea la ajustada a las situaciones que se generen. Se ha transmitido que, llegado el momento, estarían dispuestas las unidades antidisturbios de BRIMO y ARRO para intervenir.

La intención de los extremistas es la protagonizar una auténtica provocación contra las instituciones del Estado (al Rey le acompaña el presidente del Gobierno) y hacer un acto de fuerza en favor de la independencia.

El ambiente en estos grupos se ha ido caldeando en las últimas semanas por las decisiones judiciales (inhabilitación de Torra) y otras que transmiten, al menos desde su punto de vista, una imagen de falta de unidad institucional a nivel del Estado. Es este ambiente el que consideran propicio para provocar los alborotos y transmitir a la opinión pública que el sector de Cataluña que representa el separatismo está al margen de dichas instituciones.

Policía Nacional se ocupará del segundo cordón de seguridad, en torno al edificio y acceso donde tendrán lugar los actos, a lo que hay que sumar la «burbuja» de seguridad que siempre acompaña a Felipe VI en sus desplazamientos, a cargo de Casa Real. La Guardia Civil se ocupará de todo lo relativo a la llegada y partida desde el aeropuerto y mantiene preparada una unidad de la Agrupación Rural de Seguridad, los GRS, por si en algún momento fuera necesario reforzar los dispositivos en algún punto.

Lo cierto es que algunos indicios apuntalan el temor a que la jornada de hoy pueda desbordarse. Por un lado, que el Rey se ha convertido en el principal enemigo del independentismo y eso anima más que nunca al separatismo a echarse a la calle. Por otro lado, ligado con la causa anterior, entidades y partidos secesionistas han cerrado filas y han confluido todos en la misma manifestación convocada a las puertas del acto de entrega de premios de la Barcelona New Economy Week (BNEW), que se celebrará en la Estación de Francia. Es decir, tras semanas de marcada desmovilización, como se pudo constatar en fechas tan señaladas como la Diada, la inhabilitación de Quim Torra o el 1-O, parece que el separatismo pueda agitarse hoy.

Además, ante este escenario, cabe subrayar también el papel que puedan ejercer los Mossos d’Esquadra, bajo la dirección del nuevo consejero de Interior, Miquel Sàmper, quien es afín a Torra. Agentes de la Policía catalana muestran su temor a que pueda permitirse una mayor «permisividad» con los manifestantes y eso dificulte y ponga en riesgo a los agentes.