Inés Arrimadas: “Esperamos agotar la legislatura en los sitios donde se gobierna con el PP”

Considera que la moción de Vox beneficia a Sánchez porque “necesita un espantajo para polarizar España”. Sobre los Presupuestos, tiene claro que el PSOE deberá elegir entre Cs o ERC

Esta semana votará que «no» en la moción de censura de Vox contra el presidente del Gobierno. Ha devuelto a su partido a sus raíces, a ese «centro» que justifica llegar a acuerdos con el PSOE y con el PP. Una operación política de riesgo en un contexto de confrontación, pero dice que no piensa en votos, sino en el interés general.

–¿Qué utilidad le ve hoy a Vox?

–Con la moción de censura que se debate esta semana es útil para Sánchez e Iglesias, que necesitan polarizar España y tener un espantajo para justificar sus barbaridades. Mientras Vox esté fuerte, Sánchez seguirá adelante. El día que Vox anunció la moción de censura no había más que ver la cara de felicidad de Pedro Sánchez.

–Cs votará «no». ¿No le preocupa legitimar a Sánchez?

–Nosotros votamos que “no” a la investidura de Sánchez, con Iglesias de vicepresidente, y votamos que “no” con las dos manos. Yo intenté que no se formara este Gobierno, que es malo para España, y por eso propuse la "Vía 221″, de suma PSOE, PP y Cs. Por el contrario, Vox y PP se quedaron mirando mientras se formaba este Gobierno, pensando que cuanto peor, mejor. Le aseguro que, si hubiera una mayoría alternativa, la habríamos usado.

–¿Qué le parece el pulso entre Sánchez y Casado por la renovación del Poder Judicial?

–Pienso lo mismo que las instituciones europeas. España debe reformar el sistema para hacerlo más despolitizado y la cacicada de Sánchez va justo en sentido contrario. Cs lleva años con una propuesta de despolitización del Poder Judicial que ni PSOE ni PP han apoyado. Ni bloqueo ni cacicada, la solución es la despolitización.

–¿Entiende el bloqueo del PP?

–El bipartidismo no ha reformado el sistema en 40 años y han estado encantados de repartirse a los jueces. Lo que sí hacen los dos, PSOE y PP, es prometer la despolitización cuando están en la oposición, pero cuando llegan al Gobierno se les olvida. Aquí hay una solución muy clara y muy sencilla, que es la propuesta de despolitización que Cs lleva defendiendo desde hace años y que, además, no cuesta ni un euro, fíjese si es fácil de hacer.

–El PP de Casado también presentó otra reforma para que las Cortes elijan al CGPJ de una lista que eleven los jueces.

–¿Y por qué no cambiaron nada cuando estaban en el Gobierno? Lo que es absolutamente mentira es la falsa disyuntiva en la que nos quieren hacer elegir entre bloqueo o cacicada: que apoyen la ley de despolitización del Poder Judicial de Cs, que los jueces elijan a los jueces, eso cumpliría con lo que nos exigen desde Europa y, además, nos permitiría dar un salto cualitativo como país.

–Dicen que la reforma de Sánchez es un globo sonda para presionar al PP.

–Los españoles están hartos, y yo también estoy harta, de las guerras entre PP y PSOE. La cacicada de Sánchez está poniendo en peligro la imagen de España en Europa. Esto es una realidad. Es terrible, a mí me duele, y estoy segura de que a muchos españoles también, que las broncas del bipartidismo acaben siempre afectando a la imagen de España en el exterior.

–¿El Gobierno de coalición es una amenaza para la Corona?

–Ningún Gobierno había llegado nunca tan lejos en sus ataques al jefe del Estado. En el caso de Podemos, no nos sorprende, pero sí que nos sorprende el silencio cómplice, o que se sumen a estos ataques, algunos miembros del PSOE.

–Pero, ¿entiende que el Rey emérito esté fuera de España?

–Lo importante es lo que afecta a la Jefatura del Estado de nuestro país, que es Felipe VI, y estoy convencida de que Felipe VI ha sido ejemplar en toda esta cuestión.

–¿En qué fase está la negociación de su partido con el Gobierno para los PGE?

–El Gobierno está negociando ahora con sus socios de coalición, se está negociando entre PSOE y Podemos y la negociación formal con otros grupos no se ha abierto porque PSOE y Podemos aún no se han puesto de acuerdo entre ellos. Lo que es claro es que, si el Gobierno acuerda los PGE con Cs, serán unas cuentas públicas mejores para España porque serán más moderadas en lo económico y los separatistas tendrán mucho menos poder sobre lo que se decida en España. Sánchez debe elegir entre la moderación de Cs o el precipicio de un Iglesias fuerte con Rufián y Otegui marcando el rumbo de España.

–Si los PGE incluyen y respetan lo que piden, ¿los apoyarán al margen de lo que haga ERC?

–Insisto en que Sánchez va a tener que elegir y explicar a los españoles si quiere seguir por el camino de ERC y Bildu o por el camino de la moderación económica y la sensatez de Cs.

–Pero si se incluyen sus propuestas, ¿votarán a favor, aunque también lo hiciera ERC?

–Sánchez va a tener que elegir porque los caminos son claramente divergentes: ERC va a pedir privilegios para sus presos y nosotros vamos a pedir medidas para los autónomos, las familias y las empresas de este país. ERC reclamará blindar sus locuras separatistas y Cs quiere propuestas que permitan salir en mejores condiciones de la crisis en la que estamos y sean útiles para todos los españoles.

–La polarización está dejando sin espacio al centro. ¿Qué papel tiene ahora Cs?

–La polarización está machacando a España internamente y también su imagen exterior. No paramos de ver artículos en la prensa internacional que critican a nuestro país porque, cuando somos los que peor estamos respondiendo a la pandemia, en el Congreso se escuchan más garrotazos verbales que propuestas sensatas. Creo sinceramente que la mayor parte de los españoles prefieren que seamos útiles y constructivos y que no nos centremos sólo en la crítica y la bronca. Estoy segura de que hay muchos más españoles que se ven reflejados en la suma, la utilidad y la sensatez que en la confrontación. Acabamos de incorporar a Cs a tres personas provenientes de partidos diferentes, PSOE, PP y Vox, que han querido unirse al espacio de moderación y de trabajo que es Cs.

–Entonces, ¿por qué siguen dándoles mal las encuestas?

–Le confieso que éste es el momento de mi vida política en el que menos miro las encuestas, ni siquiera ahora, cuando todas nos dan subidas por encima del resultado de las últimas generales. Tenemos que estar todos centrados en buscar soluciones para salir de esta pandemia que tantas vidas ha costado y sigue costando. Ahora mismo mi única obsesión es cómo salvar vidas y salvar empleos.

–El PP sube a costa de recuperar voto naranja. ¿Por qué?

–Yo creo que los españoles prefieren que no haya solo críticas y negaciones, sino que intentemos aportar soluciones como estamos haciendo nosotros. Cuando todo esto pase, se nos va a juzgar a cada uno de nosotros por lo que hicimos durante la pandemia. Y yo, dentro de unos años, le quiero poder explicar a mi hijo que estuve proponiendo soluciones e intentando llegar a acuerdos para salir juntos de ésta. Mientras que otros solo podrán decir que se dedicaron a desahogarse y decir lo mal que iba todo, pero sin hacer nada para solucionarlo.

–¿Gobernaría con Sánchez si le dieran los números después de otras elecciones?

–Le voy a ser muy clara, Sánchez va a seguir en La Moncloa porque tiene una mayoría parlamentaria Frankenstein y no tiene escrúpulos en usarla, no engañemos a la gente. La duda no es si Sánchez va a seguir gobernando o si va a aprobar los Presupuestos, porque él va a utilizar su mayoría con populistas, separatistas y Bildu para seguir en el poder. La duda es con quién va a aprobar los Presupuestos, a cambio de qué y qué medidas va a implantar en España. Lo que nosotros queremos es evitarles problemas a los españoles y hacer que este Gobierno sea lo menos dañino posible para España. Los que dicen que presentando una moción de censura o no apoyando los Presupuestos van a hacer caer al Gobierno, están mintiendo descaradamente.

–O gobierna con Sánchez o con Casado. ¿Estaría en un Gobierno en el que esté dentro Vox?

–Todos los españoles han visto en qué gobiernos está Cs, con quién, y cómo están funcionando. Se ha visto que, a pesar de ser un partido nuevo, estábamos perfectamente capacitados para gobernar, somos un partido de Gobierno y ésta es la línea en la que vamos a seguir.

–Interpreto que esto es un «no» a gobernar con Vox.

–Ya le he dicho que nuestro modelo es el de los gobiernos en los que ya estamos.

–Casado cuenta con sus escaños para llegar a La Moncloa, ¿está en lo cierto?

–No sé cuál es la idea de Casado. En medio de una pandemia terrible en lo que estoy centrada es en impulsar medidas y reformas que nos permitan salir de ésta. No sé en qué estarán pensando otros líderes políticos. Yo tengo claro que quiero mirar a mi hijo cada mañana y poder decirle que estoy haciendo todo lo que está en mi mano y más para que esta horrible crisis no lastre su futuro.

–Casado también dice que le ha dado su palabra de que nunca apoyará la moción de censura en Madrid. ¿Es verdad?

–Quien esté pensando en plena segunda ola de la pandemia en mociones de censura o en adelantar elecciones tiene un problema moral, ya sea Vox o el PSOE.

–Entonces, ¿Ayuso agotará la Legislatura con el apoyo de Cs, pase lo que pase?

–Esperamos que se puedan cumplir todos los acuerdos de Gobierno que tenemos firmados, tanto en Madrid como en el resto de España. Gobernamos para alrededor de 20 millones de españoles, en cuatro comunidades autónomas, con el PP, y en más de 400 ayuntamientos, algunos con el PP y otros con el PSOE. Y trabajamos para que se cumplan todos los acuerdos y se agote la Legislatura en todos esos territorios. Nosotros los firmamos para eso.

–¿Aprueba la gestión de Ayuso en materia sanitaria?

–La pandemia no venía con un manual de instrucciones, es evidente que ha sido muy difícil gestionarla para todos los gobernantes. Y con la presidenta de Madrid sí tenemos algunas diferencias, y es normal porque somos partidos distintos. Formamos un Gobierno de coalición y coincidimos en muchas cosas, en otras tenemos discrepancias y tratamos de resolverlas. En el caso de la gestión ante la pandemia, desde Ciudadanos hemos trabajado más pensando en el acuerdo, en aparcar batallas partidistas y en tener una actitud muy prudente.

––¿Por qué España tiene tan malos indicadores en la lucha contra la pandemia?

–Sin duda se llegó tarde a la primera ola por un tema político y en la segunda ola el Gobierno de Sánchez e Iglesias ha renunciado a un plan nacional y ha derivado las responsabilidades a las comunidades. Cs es el único partido coherente porque decíamos lo mismo en la primera ola que en la segunda y hemos pedido criterios únicos, mientras que otros no han sido tan coherentes, incluidos los que gobiernan. Hay otra razón clave y es la falta de consensos, que está lastrando a España. Aquí la confrontación nos lastra como país.

–De lo que sucede ahora, ¿es responsable Sánchez o los Gobiernos autonómicos, que son los que toman las decisiones?

–Es evidente que la responsabilidad principal de gestionar las pandemias la tiene el Gobierno de la Nación, pero no nos podemos pasar meses únicamente culpando a Sánchez, hay que ser útiles y hacer propuestas para solucionar los problemas, como hemos hecho nosotros. Si hay que reconocer que en algún Gobierno nuestro se ha tomado alguna decisión equivocada o se han cometido errores, también se debe hacer, corregirlo y mirar hacia el futuro. Tenemos que buscar consensos. Aquí nos ha venido un tsunami y lo que no podemos hacer es estar peleándonos por ver a quién le toca recoger la sombrilla. No se puede perder el tiempo, lo que hay que hacer es colaborar para ponernos todos a salvo.

–Dentro del PP hay dirigentes de alto nivel que plantean que para las próximas generales deberían ir en una misma marca los dos partidos, no con las dos siglas. ¿Qué le parece?

–Insisto en que no estoy pensando en salvar votos, sino en salvar vidas y empleos. No pienso en elecciones, sino en las familias que tan mal lo están pasando. Esta semana han muerto otros 500 ciudadanos en España, quiero insistir porque no se nos puede olvidar que cada cifra es una familia destruida. Esta semana nos hemos encontrado con las catastróficas previsiones del FMI. Esas cosas son las que ocupan toda nuestra atención. Por lo demás, Ciudadanos es el partido que representa el centro liberal en España, un proyecto en el que se pueden ver reflejados millones de españoles ahora más que nunca.

–Entonces, ¿irá en solitario a las próximas generales?

–Las próximas elecciones serán las de Cataluña y ahí sí que es necesario impulsar una gran candidatura constitucionalista. Desde Ciudadanos pedimos a PP y PSC que sumemos. Hace tres años ya ganamos las elecciones, ahora lo que tenemos que hacer es ganar el gobierno. Hay que movilizar a los constitucionalistas y evitar que se pierda un solo voto por culpa de la ley electoral y para eso la mejor forma es una lista unitaria y poder formar el primer gobierno para todos los catalanes.

–El PSC no se sumará. ¿Quiere repetir el modelo vasco de coalición con el PP después del mal resultado obtenido?

–Esa candidatura de unidad constitucionalista era imprescindible. Allí donde la libertad está en peligro por la amenaza del nacionalismo, nos tenemos que unir. Las encuestas daban 4-5 escaños al PP en febrero y, finalmente, juntos sacamos más. Viendo, además, el resultado de Bildu, ¿qué constitucionalista puede dudar de que teníamos que trabajar juntos? Ahora ese grupo de PP+Cs en el Parlamento vasco debe ser el dique de contención del nacionalismo y la voz de todos los vascos que creen en la unión y en la democracia.

–En el PP no tienen tan claro que convenga un acuerdo global para toda Cataluña.

–Habrá que preguntarles a los que no quieren sumar por qué desaprovechan esta oportunidad. Desde Cs lo vamos a intentar hasta el último día. En Cataluña la mayoría social no es separatista y merece un Gobierno que trabaje también para ellos, y no contra ellos. Estoy convencida de que esos ciudadanos, votantes de Cs, PSC o PP, prefieren una candidatura de unidad para tener más sencilla la victoria. Por nosotros no quedará.

–Dicen que Sánchez engaña a todo el mundo. ¿No le preocupa que la engañe a usted en sus acuerdos?

–Yo a quien me debo es a los españoles y todo lo que he hecho y seguiré haciendo tiene un único objetivo: salvar vidas y salvar empleos. Lo que yo pienso de Sánchez es sobradamente conocido. Evidentemente que todos estamos haciendo cosas que eran impensables hace un año, y los ciudadanos, los primeros, que han tenido que enterrar a sus familiares sin poder despedirse o que han perdido su empleo o que llevan meses si ver a sus padres. Todos estamos haciendo esfuerzos. Por tanto, en una situación tan excepcional como la que estamos viviendo, que los políticos hagamos cosas impensables y nos esforcemos para llegar a consensos debería ser la norma y no la excepción.

–Una seña de identidad de Cs ha sido la regeneración. ¿Pedirán que el comisario Villarejo comparezca en la comisión Kitchen? Es posible que los principales partidos se intenten tapar ahí sus puntos débiles.

–Cs siempre ha apoyado las iniciativas que buscaban investigar la corrupción de cualquier partido. De hecho, usted sabe que nosotros apoyamos la comisión que se propuso para investigar la corrupción de Podemos, que no salió porque Sánchez protegió a su socio de Gobierno. De la misma forma apoyamos la comisión de investigación Kitchen. Vamos a ver ahora cómo se plantea y se pone en marcha esa comisión, pero lo que yo espero es que las comisiones de investigación sean útiles y no se conviertan en un circo o en un foro más de pelea entre los partidos. Deben servir para sacar conclusiones.

–Con lo que se sabe de Kitchen, ¿qué opinión tiene de Rajoy?

–Lo que pienso es que si Rajoy hubiera convocado elecciones ahora mismo Sánchez no estaría gobernando y nos estaríamos ahorrando todo esto. Debió convocar elecciones en lugar de ausentarse de la moción de censura, pero prefirió que Sánchez llegara al poder antes que ir a las urnas.

–¿Este PP es ya un PP limpio?

–Los que juzgan son los jueces. Lo que está claro es que la corrupción sigue siendo un grave problema en nuestro país. Lo que yo propongo es que se combata con todos los recursos, por eso en Cs defendemos una Ley Anticorrupción que proteja a los denunciantes, prohíba los indultos a corruptos o cree nuevos delitos como el del enriquecimiento injustificado. Desgraciadamente, PSOE, Podemos y los nacionalistas siguen bloqueando esta ley, aunque le aseguro que en Cs vamos a seguir trabajando para sacarla adelante.