Arrimadas negociará pese a los desplantes de Moncloa

Seguirá negociando con el PSOE pese a los guiños a los independentistas

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas y el portavoz parlamentario, Edmundo Bal, durante el Pleno del Congreso que debate el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021BallesterosEFE

A pesar de la “manifiesta incompatibilidad” que presenta el “sí" de EH Bildu a los Presupuestos Generales del Estado que hoy comienzan a debatirse en el Congreso, Cs insiste en seguir negociando haciendo valer su voto. Los naranjas ya han dicho que no se levantarán de la mesa, y no lo harán “hasta el final”.

La formación naranja encarecía ayer su apoyo a las cuentas públicas del Gobierno con propuestas que chocan con la vía de EH Bildu y de ERC. Pero los de Arrimadas insisten en su “mano tendida” al Ejecutivo aunque, bajo la advertencia de que Sánchez tendrá que decidir entre unas cuentas “moderadas y sensatas” o la opción de los separatistas y los de Otegi. Según indicó en rueda de prensa el portavoz de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, si Sánchez opta por las políticas naranjas se constatará una “manifiesta incompatibilidad” con las demandas por sus socios de Esquerra o Bildu.

Sin embargo, Bal no se pronunció si a su partido le valdría con una abstención de dichas formaciones porque, apuntó, aún no saben cuál será la posición del resto de partidos para que los presupuestos salgan adelante.

La presidenta de Cs, Inés Arrimadas condicionó su apoyo a que el Gobierno retire la enmienda a la ley educativa para eliminar que el castellano deje de ser considerada como lengua vehicular y que se comprometa por escrito a que no habrá un referéndum de autodeterminación en Cataluña. Además, el partido presume de que también se han incluido sus primeras “líneas naranjas” que pidieron para comenzar dicha negociación.

Por ello, insisten en que van a seguir “hasta el final”, convencidos de que hay millones de españoles que prefieren que se pacten los presupuestos con su formación política y no con los independentistas o EH Bildu. Con ello, quieren además evitar que el Ejecutivo se escude en que no le quedó otra opción que la de arrojarse a los brazos de sus socios de investidura y no creen que su forma de pactar refuerce al Frankenstein. Ciudadanos iniste en hacer una “oposición responsable y útil” en cada votación decisiva y ya adelantó que votarán “no” a todas las enmiendas presentadas.

Bal incidió en que España no puede permitirse el “mercadeo” con los independentistas. “El Gobierno debe rectificar” si quiere que Cs apoye sus presupuestos, aseveró. “Todavía está a tiempo” porque a las cuentas aún les queda una “larga tramitación”. Bal interpreta el anuncio del dirigente de la izquierda abertzale como que “Otegi e Iglesias se han puesto un poco nerviosos” y le suena “bastante a vacío”. “Seremos exigentes” y “la elección está en el tejado” del presidente del Gobierno, insistió.