El jefe de campaña de Iglesias admite ante el juez que contrató a Neurona

Del Olmo se desvincula de los pagos bajo sospecha de la consultora al no ser «de su incumbencia» e insiste en que los trabajos electorales sí se realizaron

Juanma del Olmo (izda.), junto al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y Pablo EcheniqueEFEKiko Huesca

El secretario de Comunicación de Podemos, Juanma del Olmo, jefe de campaña de Pablo Iglesias, admitió ayer ante el juez que la decisión de contratar a la consultora Neurona para las elecciones generales del 28-A de 2019 se hizo a iniciativa suya. En su declaración como investigado ante el juez que investiga la supuesta financiación irregular de la formación morada, Del Olmo defendió, según fuentes jurídicas, que los trabajos que le encargaron no fueron simulados –como sospecha el instructor–, sino que se realizaron efectivamente.

Del Olmo ratifica así lo que manifestaron al instructor los ex abogados de Podemos José Manuel Calvente y Mónica Carmona –que fueron despedidos en diciembre del pasado año cuando investigaban supuestas irregularidades financieras en el partido–, que señalaron al responsable de Comunicación como la persona que apostó por contratar a la consultora.

Eso sí, el director de Estrategia y Comunicación del vicepresidente segundo del Gobierno se desvinculó completamente de los pagos efectuados por Neurona, a quien Podemos desembolsó al menos 425.000 euros por unos supuestos servicios de carácter electoral, de los que 307.000 fueron a parar a Creative Advice Interactive Group, según ha acreditado la documentación aportada por el ex administrador de la consultora. Su labor como «contratista», vino a decir tirando de terminología urbanística, no abarcaba la supervisión de los desembolsos efectuados por los «proveedores» (léase Neurona). No era, por tanto, de su «incumbencia».

Según explicó al juez Juan José Escalonilla, como responsable del departamento de Comunicación confió en Neurona porque era «una consultora mundialmente conocida y contrastada». Y cuando le recordaron que Podemos contrató a Neurona Comunidad, la filial en España de la empresa mexicana, en febrero de 2019, veinte días antes de que la sociedad se constituyera como tal en nuestro país, el investigado replicó que «no era cosa suya si estaba dada de alta o no en España», pues en ese asunto «ellos no entran».

Según fuentes presentes en su declaración, Del Olmo no fue capaz de precisar al magistrado de qué trabajos se encargaba Neurona y de cuáles la consultora ABD Europa (unos encargos respecto a los cuales el juez archivó la investigación al no apreciar indicios de delito).

Pero el responsable de Comunicación de Podemos no fue el único integrante de la cúpula del partido que declaró como investigado ante el titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid. Durante alrededor de cuatro horas desfilaron también ante el juez el tesorero, Daniel de Frutos, la gerente del partido Rocío Val y la encargada del área de Compras, Andrea Deodato.

En su comparecencia, De Frutos atribuyó a un error en una transferencia el pago de 75.0000 euros a Neurona, el 29 de marzo del pasado año, que el juez ha ordenado investigar a la UDEF. Según fuentes jurídicas, en su declaración como investigado el responsable de Finanzas de la formación morada, y administrador electoral de Unidas Podemos, aseguró también –en la línea de lo manifestado por el tesorero de IU Carlos García Ramos, también administrador electoral de la coalición en los comicios del 28-A–, que ambos supervisaban sobre todos los gastos electorales de sus respectivas formaciones.

Al concluir las comparecencias, el abogado de Podemos, Gorka Velle, pidió el archivo de la investigación al defender que las declaraciones y la documentación aportada demuestran «la efectiva realización de los servicios contratados».

Sin embargo, para la letrada de Vox, Marta Castro, la causa «cobra unos tintes más graves para Podemos» tras esas declaraciones «porque entendemos que no se han podido acreditar los trabajos». Neurona, insistió, «es una empresa fantasma sin trabajadores en nómina a la que han ido a parar 360.000 euros».

La gerente dice que fue nombrada por Echenique
La gerente de Podemos, Rocío Val, muy próxima al diputado Rafael Mayoral, aseguró en su declaración según fuentes jurídicas que ella fue nombrada por decisión del ex secretario general de la formación Pablo Echenique. Según esas mismas fuentes, la responsable de Compras, Andrea Dodato, afirmó no recordar si fue ella «la que subió la licitación de obras del contrato de reforma de la sede» de la formación, que costó el doble, 1,3 millones, del precio por el que se licitó.