El Papá Noel vasco regaña a los niños que le escriben cartas en castellano

El “Olentzero” les da “un tirón de orejas” y advierte de que si no están en euskera “nos quedamos sin poder leerlas y sin enterarnos de vuestros deseos”

Carta del Olentzero de Lejona
Carta del Olentzero de Lejona. La Razón

En este año tan atípico, las únicas tradiciones que parecen inmutables son las asociadas a la Navidad. Al menos en lo relativo a los más pequeños de la casa, que han sufrido el impacto de la pandemia sin importar su corta edad y que esperan la llegada de Papá Noel y los Reyes Magos para mantener viva su ilusión.

Sin embargo, en algunos puntos de nuestro país, parece que ni siquiera estas situaciones pueden quedar al margen de la lucha partidista y la mirada miope del nacionalismo. En el Ayuntamiento de Lejona, gobernado por el PNV, gracias al apoyo del Partido Socialista, se ha lanzado un mensaje reprobable a los niños en estas fiestas: si no escriben sus cartas en euskera, no recibirán regalos.

El “Olentzero” es el Papá Noel vasco. Se trata de un carbonero mitológico que trae los regalos el día de Navidad y que en este municipio de Vizcaya ha mandado una carta a todos los niños, en la que les emplaza a abandonar el uso del castellano en sus comunicaciones con él. “Debo daros un tirón de orejas”, dice a modo de regañina en la carta a esos pequeños, porque “la mayoría sabéis euskera, pero, aun así, recibimos muchas cartas en castellano”.

El Olentzero dice que “no sabe casi castellano” y que tiene hacer “un esfuerzo terrible” para entender las cartas que llegan en este idioma, amenazando con que “algunas veces no lo conseguimos y nos quedamos sin poder leerlas”, con lo que no se “enteran” de los deseos de los niños. “Esperamos recibirlas en euskera para poder leerlas”, zanja.

La misiva ha causado una profunda indignación en las redes sociales, en las que los usuarios han cargado contra esta cuestión. Entre ellos, el líder del PP en el País Vasco, que ha acusado a Iñigo Urkullu de promover el sectarismo nacionalista, adoctrinando a los niños para que escriban solo en euskera.