La Policía desarticula la rama española de la mafia marroquí de Canarias

Se han producido 19 detenciones en el archipiélago, Cádiz, Málaga, Granada y Murcia

Tres inmigrantes abandonan el aeropuerto de Manises, en Valencia, Comunidad Valenciana a 11 de diciembre de 2020. Los inmigrantes han llegado en un vuelo procedente de Lanzarote y con destino Valencia que ha aterrizado a las 12.35 horas. El avión transportaba en total a siete inmigrantes. Esta llegada de inmigrantes a la Comunitat Valenciana se suma a las más de 300 registradas en los últimos días
Tres inmigrantes abandonan el aeropuerto de Manises, en Valencia, Comunidad Valenciana a 11 de diciembre de 2020. Los inmigrantes han llegado en un vuelo procedente de Lanzarote y con destino Valencia que ha aterrizado a las 12.35 horas. El avión transportaba en total a siete inmigrantes. Esta llegada de inmigrantes a la Comunitat Valenciana se suma a las más de 300 registradas en los últimos díasRober Solsona Europa Press

La Policía Nacional ha asestado un duro golpe a los terminales españoles de las mafias de la inmigración marroquí en una operación en la que han sido detenidas 19 personas en varias provincias, según han informado a LA RAZÓN fuentes solventes.

El operativo se inició a mediados de la semana pasada. Se trata de una organización dedicada al tráfico ilegal de personas, con origen Marruecos y destino Canarias, mediante la utilización de pateras.

Una vez en el archipiélago, les alojaban en casas de campo o viviendas ocupadas hasta que la trama logística de la banda pudiera darles documentos para continuar viaje hacia la Península o bien hacia otros países de la Unión Europea.

El modus operandi que utilizaban para poder viajar es denunciar falsamente que habían perdido el pasaporte y, con ese justificante, una vez comprados los billetes, se subían al avión o barco.

Se calcula que han introducido en España a varios cientos de inmigrantes y que incluso, como en las redes de prostitución, secuestraban a los que se negaban a desembolsar la cantidad previamente acordadas.

Es una operación con ramificaciones en varias provincias Cádiz, Málaga, LGranada y Murcia. La Policía trata de determinar los beneficios obtenidos por la trama mafiosa.

La Policía ha utilizado en esta operación todo tipo de medios técnicos para la vigilancia de los presuntos mafiosos, incluidos drones con los que se han realizado seguimientos y vigilancias.

La mayor parte de detenidos, marroquíes, pero había también españoles. En la operación ha colaborado Europol.