Los actos de apoyo a ETA aumentaron un 57% en 2020

COVITE denuncia la pasividad de las instituciones y de la Audiencia Nacional

La presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (Covite), Consuelo Ordóñez. Foto Villar López
La presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (Covite), Consuelo Ordóñez. Foto Villar LópezVILLAR LÓPEZEFE

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha documentado un total de 193 actos de apoyo a ETA a lo largo de 2020 en su Observatorio de la Radicalización: 92 han tenido lugar en Vizcaya, 60 en Guipúzcoa, 30 en Navarra, seis en Álava, tres en otras provincias –uno en Madrid, uno en Murcia y uno en Barcelona– y dos en el País Vasco francés. Se ha producido un incremento de un 57% con respecto a 2019, año en que registró un total de 108 actos.

COVITE lamenta que pese a que el fenómeno de la radicalización violenta ultranacionalista en el País Vasco y en Navarra no disminuye, las instituciones continúan sin tratar este asunto con la seriedad y la urgencia que merece. Los esfuerzos de prevención de radicalización, incluido el Plan Nacional de Prevención, se han centrado en el yihadismo y han ignorado el principal foco de radicalización que “teníamos y tenemos en España, que es el ultranacionalismo vasco existente en el País Vasco y en Navarra. Las políticas públicas de desradicalización y de prevención de la radicalización violenta abertzale brillan por su ausencia”.

Se han registrado 82 pintadas y pancartas de ensalzamiento explícito a ETA y a sus presos; 65 han sido de manifestaciones en las que se ha reclamado la amnistía –que no el acercamiento a cárceles vascas– de los etarras presos; 18 de homenajes públicos a miembros de ETA al salir de prisión o a etarras muertos; cuatro fiestas populares celebradas específicamente para enaltecer a ETA u hostigar a la Guardia Civil, como el “Ospa eguna” en Alsasua, el “tiro al facha” en Etxarri Aranatz o el “Gudari eguna”.

Entre los 23 actos restantes figuran la quema de cajeros y contenedores que se llevaron a cabo durante el mes de mayo como motivo de protesta por la huelga de hambre del etarra Patxi Ruiz, o el ataque a la vivienda personal de Idoia Mendia, también por el mismo motivo.

COVITE reclama a las instituciones vascas que cumplan el artículo 4 de la Ley vasca 4/2008 de reconocimiento y reparación a las víctimas del terrorismo, que obliga a las instituciones a prevenir los actos que ensalcen el terrorismo o humillen a las víctimas. Asimismo, ha subrayado “la impunidad con la que se realiza el culto al etarra en la Audiencia Nacional, que hasta ahora ha archivado todas las denuncias presentadas por el Colectivo por homenajes públicos a etarras a su salida de prisión: un total de 27 denuncias desde 2016.