Tensión entre Feijóo y Ayuso por las medidas para frenar la tercera ola del coronavirus

«Madrid ha tomado una decisión con la que yo no me sentiría responsable», dice el gallego

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y el líder del PP, Pablo Casado
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y el líder del PP, Pablo CasadoLavandeira jrEFE

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, defiende que, en el actual contexto de pandemia las medidas que se apliquen «tienen que ser proporcionadas a la situación epidemiológica en el lugar en el que se producen». Se refirió de esta manera tras ser preguntado por si Galicia y Madrid tienen el mismo modelo para afrontar los casos por Covid-19.

Tras la firma del convenio con el Ayuntamiento de La Coruña para la ejecución del «Novo Chuac», Feijóo no quiso valorar las manifestaciones del líder del PP, Pablo Casado, en las que trataba de medidas de alguna manera en la tensión que se podía haber producido por la diferencia que existe entre la manera de afrontar esta tercera ola en cada comunidad. Casado aseguró que tanto Feijóo como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, «lo están haciendo exactamente igual» en la gestión de la pandemia.

El mandatario gallego afirmó en une entrevista este domingo con «La Voz de Galicia» que él «no se sentiría responsable» si tuviese que aplicar en Galicia las medidas contra la pandemia aprobadas en la Comunidad de Madrid, donde la hostelería continúa abierta. «Por tanto, he optado por otra (decisión)», dijo Feijóo.

El presidente de la Xunta reitera que la proporcionalidad «es el manual con el que trabajamos todos». Además, insistía en que «tienen que ser proporcionadas a la incidencia acumulada y al porcentaje de camas UCI y en planta de hospitalización». Para referirse a esta cuestión, se remitió a los datos de población inmunizada: «En Galicia el 5 por ciento, la media España del 10 por ciento y en Madrid en el 20 por ciento», resumió sobre los datos existentes al tiempo que remarcó que hay comunidades en las que «mucha gente sin vacuna se inmunizó por haber padecido el virus». «En Galicia tanto en la primera como en la segunda ola fue menor la incidencia y, por tanto, es menor la población inmunizada». «Con el 20% estoy convencido de que al servicio madrileño de salud y al consejero de Sanidad de Madrid le parecen proporcionadas las que están tomando», recalcó Feijóo.

El presidente de la Xunta de Galicia también es partidario de adelantar el toque de queda antes de las 22:00, algo que «considera prudente» sobre todo en aquellas áreas de salud donde la incidencia es muy elevada. Porque, aunque se hagan ajustes en la hostelería o el comercio, «hasta las 22:00 cualquier ciudadano puede hacer lo que considere oportuno y pensamos que, para ayudar, ante extremos de incidencia, este toque de queda puede modular los encuentros», y así se lo expuso en su reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez el pasado viernes.

En Galicia se aprobó el cierre de toda la hostelería desde el 27 de enero hasta el 17 de febrero. En la Comunidad de Madrid se adelantó su cierre a las 21 horas, mientras que el toque de queda empieza ahora a las 22:00.

Desde la Comunidad de Madrid, fuentes próximas a Ayuso manifestaron su «respeto a lo que decida cada comunidad autónoma en su estrategia para frenar el virus y ante la inacción del Gobierno central». Al tiempo subrayan que no van a cuestionar «jamás» lo que haga cada comunidad autónoma. Recuerdan que, en la Comunidad de Madrid construyen hospitales, abren colegios cuando nadie decidía abrirlos, se apuesta por que las farmacias hagan test... Por lo que reconocen que sí, «hacemos las cosas de otra manera».

Por su parte, el portavoz nacional del Partido Popular, José Luis Martínez-Almeida, también defendió que los escenarios de Galicia y Madrid en pandemia «son diferentes», y elogió la labor de todos los presidentes autonómicos en la gestión contra la Covid-19. Destacó que las medidas de Galicia «son adecuadas al hecho de que es Galicia, y que el escenario es diferente al de Madrid», aunque solo sea desde el punto de vista demográfico.