Mónica García eclipsa al líder de Podemos con los ataques a “la presidenta nini”

Duro marcaje sanitario a la presidenta de la Comunidad de Madrid y la puerta abierta a Ciudadanos

Thumbnail

La experiencia en el Hospital 12 de octubre trasladada a la televisión. Quizá con demasiado detalle en un intento de presentarse como la mejor gestora que dirigiría la crisis sanitaria, algo que le censuró la presidenta Isabel Díaz Ayuso.

Mónica García lideró el debate sanitario, con datos e iniciativas directas para hacer frente al coronavirus; cambiar el plan de vacunación que a su juico es “un caos”, ayudas directas para hosteleros y pymes y emprender un plan de desescalada de la mascarilla.

El arma arrojadiza del Zendal

Sobre el hospital Zendal, máxima arma arrojadiza por parte de Más Madrid, rebajó sus críticas sobre su cierre y promete que lo reutilizará si gana las elecciones.

Entabló una confrontación directa con la presidenta de la Comunidad de Madrid, y a partes iguales con la candidata de Vox, Rocío Monasterio.

“No sé de qué podemos estar orgullosos” espetó en un primer envite a Ayuso en referencia a los datos de contagios y fallecimientos para después pasar a un bronco marcaje.

La acusó de ser una presidenta que se dedicaba a “confrontar con Sánchez en la política nacional” y de que los madrileños han tenido la “presidenta nini”. Reveló que es el “divorcio entre su política y la realidad que hemos vivido en hospitales y barrios lo que me hace tener cada vez más ímpetu para que usted no vuelva a la Puerta del Sol”.

Aunque entró en la guerra de cifras que inició Pablo Iglesias, trató de diferenciarse de su principal rival a la izquierda pidiendo a todos los candidatos “dejar de molestar a los ciudadanos” y “bajar el tono y subir el nivel político”.

Sobre el escenario postelectoral tiende, de nuevo la mano a Ciudadanos, pero le pide que abandone la mano del PP. «Estamos dispuestos a hablar con cualquiera que quiera un gobierno decente y sin corrupción»