Un juez investiga si Irene Montero cometió administración desleal en el “caso niñera”

Una asesora de la ministra tendrá que declarar como imputada el 14 de julio para esclarecer si se dedicó al cuidado de sus hijos con cargo a fondos públicos o del partido

Teresa Arévalo
Teresa Arévalo FOTO: Unidas Podemos La Razón

El titular del Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid, José María Escribano, ha citado a declarar como imputada a una asesora de Irene Montero en la investigación por administración desleal en la que intenta esclarecer si Teresa Arévalo, que deberá comparecer el próximo 14 de julio ante el juez, hizo de niñera al cuidado de los hijos de la ministra y del líder de Podemos Pablo Iglesias a cargo de fondos públicos o del partido morado.

El magistrado acuerda abrir diligencias por un delito de administración desleal contra Irene Montero y Teresa Arévalo. En todo caso, si a lo largo de la investigación advierte indicios suficientes como para imputar a la ministra debería elevar una exposición razonada (con sus argumentos para impulsar una investigación contra ella) al Tribunal Supremo, ante el que está aforada, y sería éste el encargado de decidir si la investiga o no.

Asimismo, ordena que se traslade a la comisaría del Congreso su decisión para que se la notifique a la ministra, “comunicándole la existencia del presente procedimiento a los efectos legales oportunos”. Escribano cita además como testigos al tesorero y la gerente de Podemos, Daniel de Frutos y Rocío Val, y al responsable de Seguridad, Víctor Martins, en su caso el próximo 19 de julio.

En la resolución, adelantada por El Confidencial y a la que ha tenido acceso este periódico, el magistrado abre diligencias, al advertir indicios de delito, después de que el juez del “caso Neurona”, Juan José Escalonilla, acordara que se investigaran los hechos denunciados por la ex abogada de Podemos Mónica Carmona al magistrado que indaga en la supuesta financiación irregular de Podemos.

Supuestas labores de escolta de otra ex empleada

Carmona deberá declarar ahora de nuevo ante el instructor, que reclama a la Policía Judicial que averigüe su domicilio y el de Elena González, una antigua trabajadora de Podemos que habría trabajado supuestamente como escolta de Montero.

Escalonilla consideró sin embargo que los hechos no tienen nada que ver con el “caso Neurona”, por lo que los mandó al decanato para su reparto, recayendo finalmente el procedimiento en el Juzgado número 46. El magistrado vio indicios de delito en la utilización por parte de Montero “de una persona a sueldo del partido como cuidadora de sus hijos”.

Carmona, ex responsable del área de Cumplimiento Normativo de Podemos, denunció a Escalonilla el pasado 20 de enero que Pablo Iglesias e Irene Montero «utilizaron a una persona a sueldo del partido», Teresa Arévalo, «como cuidadora de sus hijos», lo que según expuso «además de ser contrario a las más elementales normas éticas, podría ser constitutivo de un acto de administración desleal del patrimonio del partido».

La Fiscalía apoyó la investigación

La Fiscalía se mostró a favor de que el “caso niñera” se investigase en una pieza separada, y no en el marco del “caso Neurona”, para no convertir la instrucción en “un procedimiento de auditoría de la actuación de un partido político que excede de lo que corresponde a una investigación penal”. De esta forma, el Ministerio Público se opuso a la pretensión de Podemos de que se rechazase de plano investigar el “caso niñera” por tratarse de “cuestiones de índole personal que nada tienen que ver” con el objeto de la causa.

Para la Fiscalía debía esclarecerse si Irene Montero “habría contratado a un miembro del partido como cuidadora de sus hijos”. Carmona aportó documentación de un viaje que ambas habrían realizado en campaña electoral (cuando se habría encargado de cuidar a su hija durante un mitin).

La abogada puso en conocimiento del instructor que le había llegado una denuncia interna que apuntaba a que Arévalo había ejercido de «niñera» en 2019 en Alicante durante un mitin. La letrada, según explicó, comprobó que el 20 de octubre de 2019 Montero, su hija y Arévalo viajaron a Alicante, junto a otras personas del partido, «a cargo del presupuesto de campaña de las elecciones del 10 de noviembre de 2019 de la coalición Unidas Podemos».

Manos Limpias presentó el pasado día 17 una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción contra Montero por delitos de prevaricación y malversación por dejar en manos de su actual asesora esas “funciones de niñera” y por lo que considera la “utilización de una dependencia del Ministerio, el despacho de la secretaria de la ministra”, para “sala de juegos” de los hijos del vicepresidente Pablo Iglesias y la titular de Igualdad.

Anticorrupción se declaró incompetente para investigar la denuncia, que remitió a la Fiscalía del Tribunal Supremo, que todavía no se ha pronunciado sobre su admisión a trámite.