El Congreso no encuentra al preso que Bárcenas envió a destruir las grabaciones de Rajoy

La Comisión Kitchen se reanuda este miércoles centrada en el operativo que supuestamente se articuló también en la cárcel para espiar al extesorero del PP

El excomisario José Manuel Villarejo, durante su comparecencia ante la comisión parlamentaria Kitchen
El excomisario José Manuel Villarejo, durante su comparecencia ante la comisión parlamentaria Kitchen FOTO: J.J. Guillén EFE

El Congreso de los Diputados no ha localizado al que fuera compañero en la cárcel del extesorero del PP, Luis Bárcenas, y la persona a la que éste supuestamente pagó para que destruyera unas grabaciones que comprometían a Mariano Rajoy con la Caja B del partido. La Comisión Kitchen se reanuda este miércoles y, a excepción de esta baja, comparecerán policías y el propio director de la prisión de Soto del Real para esclarecer los seguimientos a los que éste fue sometido.

“Álex, hay que destruir todos los audios de M. R. cuando yo te dé la orden. No debe quedar nada. Es mi compromiso. Haz el favor de ir recuperándolos”, escribió Bárcenas en una nota que consta en el sumario del caso ‘Kitchen’ que se investiga en la Audiencia Nacional. La nota se dirige a un tal Álex, pero se incautó a un preso colombiano llamado Isidro S. a quien Bárcenas, en declaraciones al juez del caso, asegura que encargó destruir una grabación del expresidente del Gobierno de 2009.

Sin embargo, éstas y otras incógnitas van a quedarse sin resolver porque Isidro S. se ha esfumado. La Mesa de esta Comisión no ha conseguido localizarlo para que compareciera como estaba previsto ante los diputados. El extesorero del PP coincidió con él en la cárcel entre 2012 y 2014 y, según el testimonio de éste que le pagó 2.500 euros a través de su exchófer Sergio Ríos por el encargo. La versión de Isidro S. ante el juez fue diferente: dijo que no era ‘hacker’ solo experto en informática y que su trabajo consistió únicamente en eliminar de Google las noticias que hablaban de su mujer Rosalía Iglesias. “Él solo me pidió lo de la mujer. Después me dijo que hablaríamos más adelante, pero salí de prisión y me desconecté del mundo”, indicó al magistrado de la Audiencia Nacional.

Este es uno de los puntos claves del caso ‘Kitchen’, saber si la Policía o alguien consiguió sustraer esos documentos y grabaciones tan importantes que según el extesorero implicaban a muchos más de los hasta ahora condenados por la financiación del partido. Bárcenas aseveró ante el juez que no cree que Isidro S. finalmente ejecutara el borrado, pero reconoce que cuando salió la documentación ya no estaba.

Para añadir interrogantes al asunto, Villarejo escribió el 4 de marzo de 2014 -un día después de que el preso fuera cacheado en prisión- “varias llamadas sobre el papel interceptado a [el preso], colega de LB [Luis Bárcenas]. Hay que localizar al sujeto que tiene los audios que dice que hay que anular”. Lo anotó junto al nombre del entonces secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez.

Los diputados, que reanudan este miércoles la comisión, han querido centrarse también en el papel que se jugó desde la cárcel para espiar al extesorero y, por eso, han decidido llamar a José Luis Argenta de la Aldea, director de Soto del Real entre 2012 y 2020 (la ‘Kitchen’ se enmarca entre el 2013 y el 2015). Asimismo, comparecerán el entonces comisario General de la Policía Judicial José García Losada; el entonces jefe de Vigilancias y Seguimientos de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía, Jesús Vicente Galán; y Enrique Luis Báez Tabasco, policía Nacional en situación de servicios especiales en Frontex, que lo hará por videoconferencia.

Asimismo, el jueves está previsto que acudan Pedro Agudo Novo, Comisario de la Policía Nacional que, si bien nunca ha sido imputado en la causa ni se le relaciona con ‘Kitchen’, aparece en unos mensajes cruzados con el exnúmero dos de Interior Francisco Martínez. Y el exdirector general de la Policía Ignacio Cosidó, quien tampoco ha sido nunca imputado, aunque en el último informe la Fiscalía Anticorrupción sí solicitaba que fuera investigado, después de que varios acusados aseguraran que él estaba al tanto de todo el operativo.