Fernández Díaz insiste: “Nunca tuve conocimiento de la operación Kitchen”

El ex ministro del Interior asegura que no dio órdenes a Francisco Martínez “ni a nadie” para sustraer documentación a Bárcenas y mantiene que a Villarejo solo le vio dos veces en cinco años

El ex ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado en el Congreso que “nunca” tuvo conocimiento de la operación Kitchen, el supuesto espionaje a Luis Bárcenas en 2013 para sustraerle documentación comprometedora para el PP relacionada con el “caso Gürtel”.

Durante su comparecencia en la comisión parlamentaria que indaga en esa presunta operación parapolicial -que, según el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, fue orquestada desde la cúpula de Interior cuando Fernández Díaz estaba al frente del ministerio-, el ex ministro ha negado que recibiera órdenes del PP para sustraer esos papeles al ex tesorero popular.

“A mí, ni el presidente del Gobierno Mariano Rajoy ni la secretaria general del PP me hicieron ninguna referencia a casos de corrupción que estuviesen afectando al Partido Popular”, ha insistido. En esa misma línea, ha señalado que tampoco ordenó llevar a cabo esos seguimientos a Bárcenas: “Ni a Francisco Martínez ni a nadie. Sé muy bien lo que significa obstruir a la Justicia”.

Fernández Díaz, que ha vuelto a negar que enviase a su entonces secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez (ambos están procesados en el “caso Kitchen”), los sms que éste le atribuye sobre el desarrollo de esos supuestos seguimientos a Bárcenas, una argumentación que el juez del “caso Kitchen” no comparte.

“Es mentira que haya despachado con Villarejo”

Y respecto al comisario José Manuel Villarejo, ha reiterado igualmente que solo lo vio un par de veces cuando era ministro. “En cinco años que estuve al frente de Interior no es que no despachara conmigo, es que solo le saludé informalmente en dos ocasiones: en julio de 2016 y otra en 2012 que estaba con el director de gabinete en mi despacho”. “Si alguien dice que ha despachado conmigo, eso es mentira”, ha manifestado.

“Ahora sabemos que grababa a todo el mundo, ¿por qué no hay ninguna grabación mía? Porque es imposible, porque nunca ha despachado conmigo”, ha añadido. Del mismo modo, ha defendido que él no tuviera conocimiento de que se estuviera llevando a cabo una operación ilegal, “en el supuesto de que fuera así”, porque según ha aventurado “si alguien estaba haciendo algo ilegal, quien me conociera no me extraña que no quisiera que yo me enterara”.

Y en relación a los sms que supuestamente le envió en 2013 a Francisco Martínez sobre la operación Kitchen, ha defendido que las dos actas notariales en las que su ex “número dos” protocolizó esos mensajes en 2019 son “una mera manifestación”. “Se le ha pedido a Francisco Martínez que aporte esos mensajes y no los ha aportado nunca”, ha recalcado. “Yo no he enviado esos mensajes”, ha subrayado. “Y ahora yo tengo que demostrar que no los he enviado...”, ha ironizado.

“Ojalá se me hubiera informado de cosas que sé hoy”

Fernández Díaz ha recordado que fue el ex director general de la Policía Juan Cotino -cuando ya era presidente de las Cortes Valencianas- el primero que le habló de Villarejo, a quien se refirió como un mando policial que habría prestado “grandes servicios” en la lucha antiterrorista y en actuaciones “sensibles y delicadas” a quien “sería bueno que conociera”.

Pero ha señalado que Villarejo ya estaba adscrito a la Dirección Adjunta Operativa (DAO) cuando él llegó al ministerio y ha subrayado que él fue el décimo ministro del Interior, y el último, bajo cuyo mandato trabajó el ex comisario en la Policía. “Eso no nace conmigo”, ha dicho en referencia a la treintena de líneas de investigación judicial del “caso Tándem”. “Ojalá se me hubiera informado de cosas que sé hoy, pero yo no sabía nada”, se ha defendido.

El ex titular de Justicia ha eludido asumir que se ha sentido traicionado por el que fue su número dos, Francisco Martínez. “Digamos que me ha decepcionado profundamente”, se ha limitado a contestar al portavoz del PSOE, David Serrada. Luego ha vuelto sobre el asunto, de forma algo más explícita, a preguntas del portavoz de Podemos, Rafael Mayoral. “La traición es muy dolorosa cuando viene de una persona en la que has confiado plenamente”, ha añadido. “¿Para defenderse tiene que acusarme a mí de algo que no he hecho?”, se ha preguntado más tarde cuando el portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, ha vuelto a sacar a colación el asunto.