Guardias civiles de Tráfico comparten chalecos antibala, pese a haber dotaciones nuevas sin repartir desde 2017

La Jefatura argumenta que no hay stock suficiente, pero en la Unidad de Sevilla hay 60 chalecos guardados desde hace cinco años

Los agentes de la Guardia Civil de Tráfico denuncian la escasez de material y las "mentiras" de Interior
Los agentes de la Guardia Civil de Tráfico denuncian la escasez de material y las "mentiras" de Interior FOTO: GUARDIA CIVIL GUARDIA CIVIL

La falta de chalecos antibala supone un riesgo para la integridad física y la vida de los agentes. Un mantra simple que sin embargo no parece hacer mella en la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. El caos y la mala gestión en el reparto de esta prenda de protección individual ha generado un problema de primer orden que muchas Unidades. Tanto es así que, mientras unos deben compartir chaleco porque no hay suficientes, otros ven cómo los chalecos nuevos se acumulan en un almacén sin ser repartidos.

Hay que señalar que el chaleco antibala es una prenda diseñada para no ser compartida, ya que está adaptado a cada agente, en función de su peso, su talla y la morfología de su cuerpo. Por este motivo, compartirlo puede suponer un peligro para la integridad física del agente. Y así lo ha denunciado la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), quien destaca queel problema ya no sólo es la falta de chalecos antibala sino el nefasto reparto”. De hecho, en ocasiones, se rectifica la adjudicación para dotar a otras Unidades.

Una de las situaciones más sangrantes, por así decirlo, y que pone de relieve el caos en el reparto de chalecos es a que padecen los agentes de la Unidad de Sevilla. Durante cinco años, su responsable ha estado enviando escritos a la Agrupación de Tráfico para informar de que sus agentes se veían obligados a compartir chalecos mientras había 60 nuevos, tanto interiores como exteriores, de cuatro tallajes diferentes, almacenados. Escrito tras escrito se solicitaba que procedieran a su reparto, sin embargo, desde 2017 la Agrupación ha hecho caso omiso al planteamiento de la Unidad de Sevilla.

“Los perjudicados de todo ello somos los trabajadores, que vemos cómo la Jefatura de la especialidad no se preocupa por dotarnos de protección individual necesaria para la prevención de los riesgos de la función policial”, denuncian desde AUGC. Se trata de dotaciones nuevas, almacenadas durante años mientras transcurre su vida útil sin ser aprovechados.

Y mientras, la Agrupación de Tráfico recurre a “mentiras”, denuncian los agentes, para justificar el ninguneo del envío de chalecos: “Actualmente no se dispone de stock para la adjudicación de chalecos antibalas de forma individual, habiéndose gestionado, ordenado y distribuido para un buen uso de los existentes y de las diferentes adquisiciones parciales”. Una respuesta que indigna a los guardias civiles de esta Unidad, ya que son perfectamente conscientes de que hay material acumulado en el Subsector de Tráfico de Sevilla.

Desde la Comisión Sectorial de Tráfico de AUGC relatan que se han encontrado con un muro al intentar averiguar el ratio de agentes con chaleco antibala, el almacenamiento que existe en los Subsectores, así como las posibles licitaciones y entregas de los mismos. “La Administración ha denegado nuestra solicitud por el hecho de ser representantes asociativos. Es un ejercicio de ocultismo por parte de la Agrupación”, señalan.

La escasez de medios y material se ha convertido en una constante dentro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Constantes son también las denuncias desde los distintos sindicatos y asociaciones, ante un ministerio, el de Interior, dirigido por Fernando Grande-Marlaska, que hace oídos sordos a las reivindicaciones de los agentes.