Los investigados por el robo en Atrio cuestionan el valor de los vinos

Su defensa quiere que un informe pericial determine el precio de las botellas, valoradas en 1,6 millones, y que testifiquen todos los empleados del restaurante cacereño

Los dos investigados fueron conducidos a prisión en un furgón policial, en la imagen, tras su comparecencia ante la juez el pasado jueves
Los dos investigados fueron conducidos a prisión en un furgón policial, en la imagen, tras su comparecencia ante la juez el pasado jueves FOTO: Vicente Roso EFE

La defensa de los dos investigados por el robo de 45 botellas de vino en el restaurante Atrio de Cáceres en octubre del pasado año cuestiona que el valor de esos caldos sea de 1,6 millones de euros. De hecho, la letrada de la pareja –una exmiss mexicana y un hombre de nacionalidad rumana y neerlandesa, en prisión provisional tras ser detenidos en Croacia a finales de julio– tiene previsto, según fuentes jurídicas, encargar un informe pericial para precisar el valor de esas botellas.

Y es que las dos agravantes específicas del delito de robo con fuerza en establecimiento abierto al público que la juez les imputa hacen referencia precisamente tanto al elevado valor económico de los vinos sustraídos –una de ellos un Chateau d’Yquem de 1806 valorado en 350.000 euros– como a su relevancia cultural o artística.

Con esta pericial –que la letrada Sylvia Córdoba aportará al procedimiento a la espera de que la instructora de la causa ordene la elaboración del correspondiente informe al respecto–, la defensa de Priscila L. y Constantine G.– pretende poner en duda el elevado precio que se atribuye a esos selectos caldos en caso de que la imputación prospere y terminen sentándose en el banquillo.

Pero, de momento, lo que sí ha hecho la defensa de los dos investigados –que el pasado jueves se acogieron a su derecho a no declarar en su comparecencia judicial, que concluyó con una orden de prisión provisional para ambos– es solicitar a la juez de guardia una batería de diligencias. Entre ellas, según las fuentes consultadas, que testifiquen sobre los hechos todos los empleados del restaurante Atrio, regentado por Toño Pérez y José Polo, que cuenta con dos estrellas Michelin y es uno de los más renombrados de Extremadura.

La identificación de los ladrones

Con esta diligencia, la defensa de los dos imputados por el robo de las botellas confía en abonar una duda razonable sobre la identificación de sus clientes (en las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad los sospechosos figuran con mascarilla y la mujer lleva, además, una peluca).

La juez de guardia acordó la prisión provisional de los dos investigados –que fueron trasladados a Madrid desde Croacia tras ser detenidos en la frontera entre este país y Montenegro– esgrimiendo el elevado riesgo de fuga y la reiteración delictiva (sobre el hombre pesaba una requisitoria de un juzgado madrileño por un robo e un establecimiento de la capital). Según explicó su letrada, que insiste en la inocencia de ambos, se encontraban «de vacaciones» cuando fueron arrestados fruto de una operación policial internacional.

El siguiente paso de la abogada será solicitar la libertad provisional de Priscila y Constantine, a la espera de que la titular del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Cáceres, que instruye el caso, se reincorpore a su puesto la semana que viene tras las vacaciones.