Puigdemont podrá presentarse a las elecciones europeas

Según dos juzgados, que estén fugados de la Justicia no impide que sean candidatos

Carles Puigdemont durante una conferencia de Prensa en Bruselas/Foto: Ap

El ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y los ex consellers Antonio Comín y Clara Ponsatí podrán presentarse a las elecciones europeas del 26M.

Finalmente, el ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y sus ex consejeros Toni Comín y Clara Ponsatí podrán concurrir a las elecciones europeas del próximo 26 de mayo en las listas de Lliures per Europa (Junts). La decisión fue tomada ayer por varios juzgados de lo Contencioso-Administrativo de Madrid (los números 9 y 21) a instancias del Tribunal Supremo (TS), que el domingo se declaró «incompetente» para dictar sentencia. Sin embargo, en el auto, los magistrados firmantes señalaban también el tinte que debía tomar la decisión final; explicaban que, en su opinión, «no concurre causa de inelegibilidad».

De esta manera, el dictamen de los juzgados madrileños anula la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) por considerar que no se hizo conforme a derecho. Este órgano había admitido los recursos presentados por el Partido Popular y Ciudadanos, que consideraban «ineligibles» a los tres candidatos por encontrarse «fugados» en el extranjero.

En sus sentencias, los jueces madrileños explican que sus decisiones vienen dadas por la resolución que tomó el domingo el TS y han resuelto en favor de los políticos fugados pese a que, en su opinión, tanto Puigdemont como Comín y Ponsatí no han realizado los trámites necesarios para inscribirse en el censo de electores residentes en el extranjero (CERA) ni tampoco han notificado de forma oficial que no se encuentran viviendo en España. Según explican los propios magistrados, los políticos huidos se han colocado «voluntariamente en una situación de burla de otra obligación esencial con trascendencia en la ordenación del proceso electoral» y también que «son ellos mismos quienes, por su propia actuación y su propia voluntad, se han colocado en una situación que afecta a su condición de electores».

Pero, como el TS ya había determinado que la situación de rebeldía de Puigdemont y sus consejeros no es causa de «inelegibilidad, la libertad de actuación y criterio de los juzgados ordinarios no es posible», según denuncian ellos mismo. «El Tribunal Supremo, aunque como él dice no tiene competencia para resolver sobre esta cuestión, al mismo tiempo ha determinado que este juzgado resuelva con arreglo a los razonamientos del auto referido. Es decir, que en relación con la supuesta causa de inelegibilidad que pudiera afectar a los concurrentes por el hecho de encontrarse en rebeldía, no impide que puedan ser candidatos», afirman en el fallo.

En el auto del Supremo, los jueces firmantes señalan que el «sufragio pasivo es un derecho fundamental que la Constitución reconoce a todos los ciudadanos españoles, de manera que solo cabe excluir en su ejercicio a quienes, conforme a la Ley Electoral, se encuentren incursos en causa de inelegibilidad» y entre ellos no está la rebeldía, un argumento que recuperaron ayer en sus sentencia los dos juzgados madrileños.

Denuncia a la Junta Electoral

Desde su residencia en Bélgica, el propio Carles Puigdemont no tardó en reaccionar al falló. Lo hizo a través de Twitter, medio con el que aprovechó para felicitar al equipo de abogados de JxCat: «Hay un muy buen trabajo jurídico detrás de cada victoria lograda», dijo, y añadió que pondrán ese potencial «al servicio de ganar causas y proyectos para el conjunto de los ciudadanos desde el Parlamento Europeo». Además, anunció que tomará acciones legales contra la Junta Electoral porque considera que ha habido una «utilización y abuso de la ley»: «No puede quedar impune». Los independentistas ya habían aplaudido el domingo el auto del Tribunal Supremo.

Desde España, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, anunció de forma casi inminente que su partido presentaría un recurso ante el Tribunal Constitucional para parar lo que consideran que es un «fraude de ley». De momento, la Fiscalía de Madrid no ha anunciado que vaya a seguir los pasos del líder popular, aunque el plazo para presentar los recursos continua abierto.

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, tachó de «vergüenza» que la legislación española permita que un «prófugo de la justicia» pueda presentarse a unas elecciones: «Somos tan demócratas que respetamos las decisiones judiciales y vivimos en un país tan democrático que permitimos que alguien que ha dado un golpe de Estado se presente a las elecciones», ironizó tras la reunión del Comité Ejecutivo de Cs.

El último en pronunciarse en referencia al fallo judicial fue el PSOE y lo hizo por medio de su secretario de Organización, José Luis Ábalos. Su reacción, más tibia que la del resto de los partidos. «Hay que respetar esta decisión de la justicia, que se ha producido obviamente, por más que algunos se empeñen, sin ningún tipo de interferencia, como suele hacer la justicia en España», dijo el portavoz socialista en su visita a la Feria de Abril de Sevilla.