La narcolepsia

Suele tener un origen genético y se manifiesta entre los 20 y 30 años de edad.

Suele tener un origen genético y se manifiesta entre los 20 y 30 años de edad.UNSPLASH

La narcolepsia es un trastorno de sueño de origen neurológico que en Europa padecen entre 3 y 5 de cada 10000 habitantes. Suele tener un origen genético y se manifiesta entre los 20 y 30 años de edad.  Su principal síntoma son episodios de excesiva somnolencia diurna, de duración e intensidad variables. Aparecen diariamente tanto en situaciones monótonas (leyendo, viendo la TV)  como inapropiadas (conduciendo).

Ante emociones intensas surgen crisis en las que el tono muscular del paciente desciende bruscamente, pudiendo llegar a provocar caídas. Al dormirse y al despertar puede aparecer parálisis del sueño acompañada de alucinaciones. Además el sueño es fragmentado y va acompañado en ocasiones de parasomnias como las pesadillas.

Otros síntomas son la conducta automática, en la que se realizan actividades que luego no se recuerdan, trastornos generales en el estado de ánimo y trastornos de la alimentación.

Tratamiento  de la narcolepsia

A la hora de tratar la enfermedad cada paciente debe ser evaluado de forma individual. Se tienen  en cuenta factores como la edad,  las enfermedades asociadas y el estilo de vida.  Se deberá evaluar su historia clínica para descartar otros posibles trastornos, y también realizar una prueba del sueño.

El principal tratamiento para la narcolepsia  es la higiene del sueño. Es fundamental mantener un horario de sueño regular, evitando el alcohol y los fármacos depresores del sistema nervioso central. Se recomienda el ejercicio físico, aumentar el número de horas de sueño nocturno y realizar siestas cortas programadas durante el día.

También pueden emplearse fármacos. Los estimulantes pueden reducir la somnolencia diurna y los antidepresivos permiten controlar las parálisis del sueño y las alucinaciones.