La imperiosa necesidad que tenemos de ser abrazados desde que nacemos

La pandemia nos ha imposibilitado algo tan básico para el cerebro del ser humano como el contacto piel con piel. Para los prematuros es de las cosas más importantes para poder salir adelante.

Y llegó la pandemia y con ella la recomendación de tocarnos lo mínimo para evitar contagios. Y esto, lógicamente, tiene consecuencias a nivel cerebral. Somos mamíferos y además, altriciales, lo que implica que dependemos del adulto hasta mínimo los siete u ocho años para sobrevivir. La neurociencia ya lo ha explicado en numerosos artículos científicos: para el bebé es vital el contacto piel con piel, preferiblemente con la madre, especialmente si se quiere tener una lactancia exitosa. Nada de nido, nada de visitas inesperadas que quieren coger en brazos al bebé. Huelga decir que, en el caso de los prematuros, el contacto piel con piel es más que una recomendación, una necesidad.

El inicio temprano de la lactancia materna proporciona a los bebés prematuros importantes beneficios debido a su capacidad protectora frente a infecciones como la septicemia y la enterocolitis necrosante, entre otras. El contacto piel con piel, la extracción doble o la succión no nutritiva de la mama son algunas de las prácticas recomendadas para lograr la alimentación oral completa de los bebés pretérmino y facilitar su alta de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN).

Por ese motivo, y coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Prematuro, Medela, compañía suiza con más de 50 años de experiencia centrando sus esfuerzos en comprender las necesidades de las madres y el comportamiento de los bebés, recuerda la importancia de proporcionar a la madre el apoyo necesario para conseguir un suministro de leche adecuado en beneficio del bebé prematuro.

Superar las dificultades iniciales de la lactancia materna en prematuros

La nutrición en los prematuros es un objetivo cuando estos no pueden alimentarse por vía oral. En este sentido, la nutrición enteral y parenteral pueden ser la primera forma de proporcionarles alimentación cuando están inestables o no son lo suficientemente maduros como para alimentarse por vía oral.

Sin embargo, que los prematuros reciban leche materna sigue siendo fundamental para reducir las infecciones, mejorar su salud a largo plazo e, incluso, conseguir que el lactante pueda ser dado de alta del hospital lo antes posible. De hecho, la alimentación oral completa es un criterio importante para el alta de la mayoría de las UCIN, por lo que la transición de alimentación enteral a oral es un reto para las madres y los prematuros.

Pero este camino hacia la lactancia materna, tan beneficiosa para el bebé, no está exento de dificultades. A diferencia de un parto a término, un bebé prematuro tiene mayores dificultades para iniciar la lactancia debido a su inmadurez neurológica y gastrointestinal y a otras enfermedades. Al mismo tiempo, las madres de estos niños pueden experimentar múltiples problemas para iniciar, desarrollar y mantener la lactancia. Todo ello sin olvidar que, tras el nacimiento, a menudo se separa inmediatamente a la madre y al lactante, lo que hace especialmente complicada la lactancia y la alimentación con leche materna.

En este escenario, en el que se combina la importancia de dar leche de la propia madre al bebé, y al mismo tiempo existen dificultades propias de su estado de prematuridad, es importante recordar que existen una serie de herramientas que pueden minimizar el estrés materno y del lactante y que fomentan la alimentación oral en prematuros, como son:

· La extracción doble: varios estudios demuestran que la extracción doble es más eficaz y eficiente que la extracción secuencial, ya que permite extraer un mayor porcentaje de la leche disponible y un mayor volumen de leche con mayor contenido en grasa, siendo recomendado que se realice al menos 8 veces al día [1].

· La extracción junto a la cama: o en un entorno más relajado, reduce el estrés materno[2].

· El contacto piel con piel: se asocia con una mayor producción y prolongación de la lactancia[3].

· La succión no nutritiva de la mama: ya que se piensa que estimula la liberación de oxitocina y prolactina y mejora la producción de leche.

· El masaje de la mama durante la extracción: se asocia con un aumento del volumen de leche extraído [4] y del contenido calórico de la leche[5].

Piel con piel, beneficioso para los prematuros y sus mamás

Aunque las madres de bebés prematuros viven unas situaciones diferentes de los bebés nacidos a término debido a su separación física y otros problemas de salud, el contacto piel con piel también se relaciona en estas situaciones con una mayor producción de leche y un inicio más temprano de la lactancia en las madres, así como una mejora de la estabilidad fisiológica de los prematuros[6].

La práctica del método piel con piel ofrece también beneficios antiestrés, ya que en cada toma, las madres experimentan una reducción de la presión arterial y de los niveles de cortisol[7] así como menores aumentos del cortisol en respuesta al estrés físico, en comparación con las madres que alimentan con biberón[8].

La leche materna, más valiosa aún para el prematuro

Los bebés prematuros son los nacidos antes de la semana 37. Debido a su menor desarrollo y crecimiento en el útero, pueden ser más vulnerables a las enfermedades e infecciones. La leche materna les proporciona innumerables beneficios entre los que destacan los siguientes:

· Contiene importantes agentes protectores, por eso ayuda a la retinopatía del prematuro y la displasia broncopulmonar[9].

· Disminuye el riesgo de infecciones graves como la septicemia, ya que por cada 10 ml adicionales al día, por kg del peso del bebé, se reduce un 19%[10] ; el riesgo de septicemia.

· Frente a la leche de fórmula[11], disminuye 10 veces las posibilidades de que el bebé prematuro padezca enterocolitis necrosante (ECN).

· Los bebés prematuros alimentados con leche materna suelen recibir el alta hospitalaria dos semanas antes que los alimentados con leche de fórmula[12].

· La probabilidad de tener que volver a ser ingresados en el primer año disminuye un 6 %[13].

Además, a largo plazo, los estudios muestran que los recién nacidos con bajo peso al nacer que se alimentaron con leche materna en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) tienen una ventaja de hasta cinco puntos en su coeficiente intelectual en comparación con los que no se alimentaron con leche materna[14], además de tener un mejor funcionamiento del sistema cardíaco en la edad adulta[15].

[1] Jones,E., Dimmock,P.W., & Spencer,S.A. A randomised controlled trial to compare methods of milk expression after preterm delivery. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed 85, F91-F95 (2001).

Hill,P.D., Aldag,J.C., & Chatterton,R.T. The effect of sequential and simultaneous breast pumping on milk volume and prolactin levels: A pilot study. J Hum Lact 12, 193-199 (1996).

Prime,D.K., Garbin,C.P., Hartmann,P.E., & Kent,J.C. Simultaneous breast expression in breastfeeding women is more efficacious than sequential breast expression. Breastfeed Med 7, 442-447 (2012).

[2] Meier,P.P. Breastfeeding in the special care nursery. Prematures and infants with medical problems. Pediatr Clin North Am 48, 425-442 (2001).

[3]Hurst,N.M., Valentine,C.J., Renfro,L., Burns,P., & Ferlic,L. Skin-to-skin holding in the neonatal intensive care unit influences maternal milk volume. J Perinatol 17, 213-217 (1997).

Bier,J.A. et al. Comparison of skin-to-skin contact with standard contact in low-birth-weight infants who are breast-fed. Arch Pediatr Adolesc Med 150, 1265-1269 (1996).

[4] Jones,E., Dimmock,P.W., & Spencer,S.A. A randomised controlled trial to compare methods of milk expression after preterm delivery. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed 85, F91-F95 (2001).

Morton,J., Hall,J.Y., Wong,R.J., Benitz,W.E., & Rhine,W.D. Combining hand techniques with electric pumping increases milk production in mothers of preterm infants. J Perinatol 29, 757-764 (2009).

[5] Morton,J. et al. Combining hand techniques with electric pumping increases the caloric content of milk in mothers of preterm infants. J Perinatol 32, 791-796 (2012).

[6] Hurst,N.M., Valentine,C.J., Renfro,L., Burns,P., & Ferlic,L. Skin-to-skin holding in the neonatal intensive care unit influences maternal milk volume. J Perinatol 17, 213-217 (1997).

Bier,J.A. et al. Comparison of skin-to-skin contact with standard contact in low-birth-weight infants who are breast-fed. Arch Pediatr Adolesc Med 150, 1265-1269 (1996).

Charpak,N., Ruiz-Pelaez,J.G., Figueroa de,C.Z., & Charpak,Y. A randomized, controlled trial of kangaroo mother care: Results of follow-up at 1 year of corrected age. Pediatrics 108, 1072-1079 (2001).

Acuña-Muga,J. et al. Volume of milk obtained in relation to location and circumstances of expression in mothers of very low birth weight infants. J Hum Lact 30, 41-46 (2014).

[7] Nissen,E., Gustavsson,P., Widstrom,A.M., & Uvnas-Moberg,K. Oxytocin, prolactin, milk production and their relationship with personality traits in women after vaginal delivery or Cesarean section. J Psychosom Obstet Gynaecol 19, 49-58 (1998).

Uvnas-Moberg,K. & Petersson,M. Oxytocin, a mediator of anti-stress, well-being, social interaction, growth and healing. Z Psychosom Med Psychother 51, 57-80 (2005).

[8] Altemus,M., Deuster,P.A., Galliven,E., Carter,C.S., & Gold,P.W. Suppression of hypothalmic-pituitary-adrenal axis responses to stress in lactating women. J Clin Endocrinol Metab 80, 2954-2959 (1995).

[9] Patel AL et al. Impact of early human milk on sepsis and health-care costs in very low birth weight infants. J Perinatol. 2013;33(7):514-519.

Zhou J et al. Human milk feeding as a protective factor for retinopathy of prematurity: a meta-analysis. Pediatrics. 2015;136(6):e1576-1586.

Patel AL et al. Influence of own mother’s milk on bronchopulmonary dysplasia and costs. Arch Dis Child Fetal Neonat Ed. 2017;102(3):F256-F261.

[10] Patel AL et al. Impact of early human milk on sepsis and health-care costs in very low birth weight infants. J Perinatol. 2013;33(7):514-519.

[11] Lucas A, Cole TJ. Breast milk and neonatal necrotising enterocolitis. Lancet. 1990;336(8730-8731):1519-1523.

[12] Schanler RJ et al. Randomized trial of donor human milk versus preterm formula as substitutes for mothers' own milk in the feeding of extremely premature infants. Pediatrics. 2005;116(2):400-406.

[13] Vohr BR et al. Beneficial effects of breast milk in the neonatal intensive care unit on the developmental outcome of extremely low birth weight infants at 18 months of age. Pediatrics. 2006;118(1):e115-123.

[14] Vohr BR et al. Beneficial effects of breast milk in the neonatal intensive care unit on the developmental outcome of extremely low birth weight infants at 18 months of age. Pediatrics. 2006;118(1):e115-123.

[15]Lewandowski AJ et al. Breast milk consumption in preterm neonates and cardiac shape in adulthood. Pediatrics. 2016;138(1):pii:e20160050.