Como padre, ¿debería realizar un curso de primeros auxilios?

Belén Chocano Matrona • Enfermera Especialista Pediátrica • Consultora de Sueño Infantil

Son conocimientos de vital importancia, que en otros países del mundo como Inglaterra o los EEUU los padres se toman muy en serio.
Son conocimientos de vital importancia, que en otros países del mundo como Inglaterra o los EEUU los padres se toman muy en serio.Bel & Mums

Los bebés y niños son exploradores intrépidos por naturaleza y no ven los peligros que vemos los adultos. Por ello, es de gran importancia que cada adulto a cargo de un menor sepa reaccionar ante situaciones de emergencia como atragantamientos, ahogamientos en piscinas, golpes en la cabeza, desmayos, alergias graves, convulsiones febriles, quemaduras, etc. Estas situaciones y muchas otras nos harán ir al hospital o llamar a una ambulancia, pero son esos minutos hasta que llegan los sanitarios los que pueden hacer una gran diferencia y ayudar al menor. En los cursos de primeros auxilios pediátricos para cuidadores, lo que aprenderás no será a sustituir a los sanitarios en situaciones de emergencia, sino a reaccionar de manera adecuada en esos 5 o 20minutos hasta que llega la ambulancia o acudes al hospital. Una reacción adecuada del adulto no sanitario tiene un impacto crucial en la salud del menor en peligro, pudiendo salvarle la vida o la calidad de vida futura.

Son conocimientos de vital importancia, que en otros países del mundo como Inglaterra o los EEUU los padres se toman muy en serio. De la misma manera que reciben el curso de preparación al parto, hacen el de primeros auxilios y lo van reciclando cada dos o tres años. Estos padres también se aseguran de que las personas que cuidan a sus hijos hayan acudido a estos cursos de primeros auxilios en los últimos dos años. También es muy relevante para colegios, de tal manera que todos los miembros del profesorado llevan a cabo este curso anualmente. Aprovecho para recordar que en España el profesorado de menores no está obligado a recibir esta formación que tan importante es para mantener a los menores seguros. Sin embargo, la mayoría de los centros infantiles reciben este curso por voluntad propia. Por ello, en Bel&Mums siempre recomendamos a los padres que tengan en cuenta este criterio a la hora de elegir centro.

Un dato interesante y positivo es que sabemos que los hijos de los padres y cuidadores que reciben estos cursos se ven envueltos en menos situaciones de peligro. Y es que esta formación es también preventiva, ya que no solo se enfoca en la reacción adecuada a cada situación de peligro, sino que explica las situaciones más comunes que las desencadenan, de tal manera que el adulto en cuestión es más consciente y sabe identificar los riesgos y prevenirlos.

De ninguna manera estos son cursos de los que el padre sale más asustado, sino todo lo contrario. Los padres son más conscientes de la capacidad de prevención que tienen y están más tranquilos sabiendo que pueden ayudar a sus hijos si finalmente entran en peligro. Por ejemplo: aprenderán a identificar los objetos o alimentos que producen más atragantamientos. Enel caso de los niños mas pequeños los eliminarán de la dieta y a los mayores les explicarán la importancia de masticar con especial cuidado. Además, aprenderán las maniobras de desobstrucción de la vía aérea para poder sacar el objeto en caso de atragantamiento real. Desgraciadamente esta es una de las emergencias en las que, si nadie sabe actuar de manera correcta, los sanitarios no suelen llegar a tiempo.

Publicaron en news.com.au que la madre Natalie Beale tuvo que reanimar a su hija Chelsea cuando tenía solo cuatro días. Su bebé se estaba asfixiando debido a una obstrucción en sus vías respiratorias. Cuando esto ocurre el bebé o niño toma un color muy oscuro alrededor de los labios y a continuación toda la piel del cuerpo del bebé o niño toma ese mismo color. Como Natalie había acudido a un curso de primeros auxilios, pudo comenzar a realizar la maniobra inmediatamente. Después de solo unos minutos, su bebé ya estaba respirando bien y recuperó el color de su piel, señal de que empezaba a recibir buena cantidad de oxígeno antes de que llegara la ambulancia. Esta mamá no solo salvó la vida a su hija, sino también la calidad de dicha vida, ya que los minutos de espera sin reanimación suelen causar daños neurológicos irreversibles.

Y es que la seguridad es la gran prioridad a la hora de cuidar a un bebé o un niño. Está bien preocuparse de sacarle partido a su desarrollo psicomotriz y que los niños aprendan a ser empáticos, a desarrollar herramientas sociales y ser buenos en algún deporte o arte. Sin embargo, no hay que olvidar que en la base de esta pirámide de cuidados y atenciones debería estar el protegerles ante peligros.

Acudir a cursos de primeros auxilios ayuda a padres y cuidadores de todo el mundo a proteger a los pequeños en la vida real. Si Natalie y otros muchos padres que han vivido esta misma situación no hubieran sabido actuar, estos niños habrían entrado en una condición mucho más crítica. Las maniobras que se aprenden en estos cursos son habilidades simples que todos los padres y cuidadores pueden aprender, no es necesario ni mucho menos ser sanitario para realizarlas de manera correcta. Los peligros pueden ocurrir en cualquier momento y es fundamental saber cómo actuar para ayudarles a salir del peligro o disminuirlo.

En muchos centros, incluyendo el de Bel&Mums se imparte este curso de manera online o presencial, cubriendo las emergencias más comunes entre bebés y niños. De hecho, ya son muchos los padres que se han puesto en contacto con nosotros después de haber recibido esta formación relatando sus situaciones de peligro en las que este curso les ayudó a salvar la vida o la calidad de vida de