¿Por qué ahora más que nunca es peligroso seguir una dieta sin gluten si no eres celiaco?

Lo es siempre y más durante el confinamiento por el coronavirus, ya que debemos seguir una alimentación saludable. El doctor Licitra nos lo explica

Miley Cyrus o Victoria Beckam hacen una dieta sin gluten porque está de moda, pero estas dietas sólo son para celíacos porque pueden ser perejudiciales para la salud. Pep Lago / Shooting
Miley Cyrus o Victoria Beckam hacen una dieta sin gluten porque está de moda, pero estas dietas sólo son para celíacos porque pueden ser perejudiciales para la salud. Pep Lago / Shooting

Durante estos días en los que no salimos de casa, debido al Covid-19 es importante seguir dieta saludable. De ahí que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) nos quiera hacer entender que no tiene sentido llenar la cesta de la compra de productos “sin gluten”, ya que salvo para los celíacos, "no hay ningún beneficio para la salud de seguir una dieta sin gluten. Es más, suele ser deficitaria de fibra, entre otros nutrientes”.

Hablamos con el doctor Antonio Licitra, especialista en medicina estética y nutrición (www.med-estetic.com), con consulta en el número 5 de la calle Pintor Juan Gris de Madrid (Tel. 915 56 70 51), sobre la peligrosa tendencia de retirar de la alimentación el gluten sin ser celiaco: “Muchas personas afirman ser intolerantes al gluten sin que ningún especialista se lo haya confirmado. De hecho, existe un gran número de aquellas que dicen sentirse menos hinchadas e, incluso, haber perdido algo de peso tras eliminar la ingesta de esta proteína en su dieta. El autodiagnóstico es, sin duda, un error a la orden del día”, explica el doctor Licitra.

Hasta el momento, no existe ninguna evidencia científica de que comer sin gluten sea más sano, ni te ayude a adelgazar, ni aporte más energía o, incluso, mejore el rendimiento deportivo. Normalmente, cuando adoptamos nuevos hábitos alimenticios, cambiamos nuestra rutina y nos “cuidamos” más, pero esto no significa que el problema y nuestro enemigo haya sido el gluten.

El gluten es una proteína que se encuentra en la harina de cereales como el trigo, la cebada, el centeno o la avena… y tiene una característica: una vez ingerido hay que digerirlo y metabolizarlo. El gluten únicamente es nocivo para aquellas personas que no pueden realizar ese proceso. Es decir, los celiacos. En ellos, el gluten daña el intestino delgado, ocasionando una inflamación, que puede derivar en dolor gastrointestinal e, incluso, provocar problemas de corazón. Para el resto de la población, no existe daño alguno en su consumo.

¿Por qué esta moda resulta peligrosa?

Varios estudios sobre las dietas sin gluten, que siguen personas sin ser intolerantes, confirman que aumentan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Además, reducir el consumo de ciertos cereales, sobre todo integrales, disminuye el efecto protector contra las enfermedades cardíacas. Al mismo tiempo, este autodiagnostico es potencialmente peligroso para la salud, ya que podemos estar obviando la presencia de enfermedades con una sintomatología parecida, como es el caso del síndrome del intestino irritable.

Nutricionalmente hablando, los alimentos sin gluten suelen ser peores, ya que contienen más sales, azúcares y grasas saturadas: “Hay quienes incluso engordan, ya que las versiones gluten free de determinados productos son mucho más calóricos, porque que consigue el mismo sabor o textura mediante grasas, azúcares y conservantes”, nos cuenta el doctor.

Quienes lo eliminan sin necesidad alguna, no se dan cuenta de que los alimentos que contienen este grano (gluten) son ricos en otros nutrientes, como fibra, vitaminas y minerales, que son necesarios para una alimentación equilibrada y saludable.