Tamara Falcó, diseñadora, ganadora de MasterChef y marquesa de Griñón

“Es totalmente impredecible” dijo su madre, Isabel Preysler, sobre el futuro de la única hija que tuvo con Carlos Falcó

Tamara Falcó (38), la única hija que Carlos Falcó tuvo con Isabel Preysler, se convertirá en marquesa de Griñón, según la última voluntad de su progenitor, cuando se cumplan los trámites y los plazos legales y se publique en el BOE.

La cuarta hija de Isabel Preysler ha sido portada de la prensa del corazón desde que nació. Espontánea y natural, Tamara Falcó supuso un descubrimiento para todos tras su participación en el talent culinario Masterchef Celebrity, donde los espectadores disfrutaron de su inocencia y frescura, y en el que acabó como merecida ganadora. Pronto la veremos como jurado de “El desafío”, un concurso de Antena 3 en el que ejercerá como jurado.

Diseñadora de su propia marca, TFP

Tamara Falcó estudió en Chicago, donde llegó a los 16 años y allí se licenció en Comunicación por la Lake Forest College de Illinois. Estudió moda en el Instituto Marangoni de Milán y cursó un máster en la escuela de negocios ISEM Fashion Bussines School. Ha trabajado para Burberry y ha ejercido de embajadora para la firma Porcelanosa. También, hizo sus pinitos publicitarios con Ferrero Roche. Hace dos años creo su propia firma de ropa, TFP, cuyas colecciones se venden online y suele tener lista de espera.

Influencer y bloguera, trabajó junto a su padre en el negocio de eventos que el marqués puso en marcha en el Palacio El Rincón, en Aldea del Fresno (Madrid).

Religión

Fue en el verano de 2011, cuando Tamara descubrió que Dios no era “un Dios de los muertos”, sino que “estaba presente en el día a día”. Desde entonces el catolicismo ha marcado su vida. Hubop un momento en el que incluso llegó a plantearse ser monja.

Poco afortunada en el amor

La diseñadora sigue soltera. Su primer amor fue Alberto Comenge Barreiros. Ella tenía 23 años y él 27. ERa un joven licenciado en Derecho, en la Universidad San Pablo CEU, con máster en Leyes y Diplomacia en Harvard, que conquistó a Tamy por su espíritu solidario. La relación duró tan solo un año.

En el verano de 2005, comenzó su idilio con Bartolomé Fierro March, uno de los solteros de oro de nuestro país. Pero su amor más duradero hasta la fecha fue Marco Noyer al que conoció en noviembre de 2006 yu con el que vivió en París. Pero la relación se acabó rompiendo en 2009, a pesar de haber, incluso, hecho planes de boda.

Su siguiente pareja fue Tommaso Musini. Tamara acababa de emanciparse y mudarse a un ático, y para sufragar los gastos de la casa alquiló una habitación al italiano. Lo suyo, aunque fue un flechazo, no llegó tampoco a cuajar, dicen que por la deslealtad de Musini. La relación duró dos años.

También Enrique Solís, hijo de Carmen Tello y Miguel Ángel Solís, ocupó el corazón de Tamara. Se dejaron ver en varias fiestas pero la relación no llegó a buen puerto por la presión mediática.

Su última relación fue la que mantuvo con Iván Miranda Álvarez-Pickman, licenciado en Biología y cuya relación dieron a conocer en las redes sociales. Pero el amor duró solo tres meses.