La Princesa Leonor se instala en los tacones

Atrás deja su imagen más aniñada. Ya es una adolescente

Leonor ya se ha hecho mayor. Y esto ya no tiene vuelta atrás. La sonriente y bella niña que hasta estos días era la Princesa de Asturias se ha convertido en una adolescente que empieza a vestir de mayor. Lo pudimos ver en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias. El estilo de la Heredera al Trono ha dicho adiós de manera definitiva a los vestidos de niña que hasta el año pasado llevaba en los compromisos oficiales. Si en 2019 en Oviedo la vimos con vestidos a medida, con falda tableada y zapato plano, en esta ocasión ha destacado por un corte mucho más moderno y adolescente.

Por la mañana, en la recepción a los invitados, la vimos con un diseño más desenfadado de una de sus firmas favoritas, Poète (y que se puede encontrar en su web por 59,90 euros). Confeccionado en poliéster con estampado Liberty, llamaban la atención los volantes de la falda y las mangas. Lo combinaba con unos zapatos de tacón, una de las novedades en el vestuario de la Princesa.

Por la tarde, ya en la ceremonia, ese paso de niña a mujer fue más evidente aún. Del vestido azul, confeccionado a medida, con el que dio su primer discurso en 2019, ha pasado a un conjunto mucho más maduro, compuesto por cuerpo de pedrería y falda, en un tono empolvado, que conseguía resaltar todavía más sus ojos. Repetía la apuesta por zapatos de tacón, a juego con el diseño que lucía, y que ponían en evidencia la juventud de la Princesa, todavía «amateur» en lo que a llevar tacones se refiere. Esto, por otra parte, confirma que su estilo ha entrado de manera definitiva en la ropa adulta, en un viaje que ya no tiene vuelta atrás.

El cabello de Leonor también ha cambiado. Si el año pasado se decantaba por una melena desenfadada con la que conseguía restar algo de seriedad a una ceremonia presidida por una niña de 13 años, optó por un peinado más discreto y serio: una melena larga y lisa que le enmarcaba la cara y que nos descubría el largo del cabello. Y quizá eso sea en lo único en lo que coincide en estilo con su hermana, la Infanta Sofía.