“Avariciosos y traidores”: Rocío Carrasco lanza su bomba contra la familia Mohedano

La hija de “la más grande” promete no dejar títere con cabeza en la segunda parte de la serie documental, que se estrenará en Telecinco el próximo otoño.

Thumbnail

Tras más de dos intensos meses de serie documental y trece episodios, Rocío Carrasco se presentó de nuevo en un plató de Telecinco como gran colofón de un reportaje que ha abierto todavía más heridas en la familia Mohedano. A lo largo de su entrevista, la heredera universal de Rocío Jurado se mostró con más fuerza que nunca y completamente decidida a hacer justicia por el supuesto maltrato físico y psicológico que habría sufrido de parte de su exmarido y padre de sus hijos, Antonio David Flores. Durante su intervención lanzó varios órdagos a determinados miembros del clan y a todos los “negacionistas” que cuestionan su testimonio, pero el verdadero bombazo de la noche llegó cuando se anunció que la segunda parte de “Rocío, contar la verdad para seguir viva”, llegaría a la pequeña pantalla el próximo otoño.

Esta nueva tanda de episodios promete ser más polémica que la anterior, puesto que la protagonista abarcará todos los asuntos sobre los que prefirió no pronunciarse en “Rocío, contar la verdad para seguir viva”, incidiendo especialmente en el enfrentamiento que mantiene con varios miembros de su familia, como sus tíos José Antonio, Amador, Gloria y Rosa Benito; o sus propios hermanos Gloria Camila y José Fernando. A ninguno de ellos le dedicó buenas palabras en la primera temporada de la serie documental, así que todo parece indicar que “En el nombre de Rocío”, el título de esta segunda entrega, será todavía más dura con estos parientes con los que no se dirige la palabra desde hace años.

De hecho, en el avance que se grabó en Chipiona y se emitió durante la entrevista, aparecen determinados sustantivos que no dejan en muy buen lugar a todas las personas aludidas en esta segunda parte de la serie documental: “avaricia”, “envidia”, “secretos”, “traición”, “venganza” e “hipocresía”. Toda una bomba que ha caído sobre el clan Mohedano y que alejará todavía más la posibilidad de una reconciliación entre ellos. Rocío Carrasco parece decidida a dinamitar todos los puentes con esta parte del clan que ya ha hecho piña para defenderse de sus ataques.

La “otra” familia de Rocío Carrasco

La hija de “la más grande” ha dejado claro en más de una ocasión que, aunque la relación con parte de sus tíos y con sus hermanos se haya roto, no se ha sentido sola en ningún momento. Rocío Carrasco está arropada por los parientes de Fidel Albiac, su esposo y mayor aliado en esta lucha, y por los que ella misma define como su familia “no mediática”. Antonio, hermano de Pedro Carrasco, y su mujer Maribel forman parte de este núcleo e intervinieron desde su casa durante la entrevista en plató de su sobrina, mostrándole su afecto ante millones de espectadores. En este sentido, La Razón pudo recabar los testimonios de más familiares anónimos de Rocío Jurado que residen en Chipiona y Alonso, y lo cierto es que una amplia mayoría se posiciona al lado de su primogénita.

Antonio y Maribel, tíos de Rocío Carrasco FOTO: Telecinco Telecinco

Si Rocío estuviera viva no consentiría este enfrentamiento, ni el rechazo que su hermano Amador y su cuñada Rosa Benito demuestran hacia su hija. Se están comportando muy mal con Rociíto, la han ignorado prácticamente desde que falleció su madre. Quien tenga dos dedos de frente sabe que la verdad la acompaña. Aquí todos sabíamos que Antonio David Flores no la trataba bien. Rocío sufrió lo suyo por culpa de ese hombre. Me ha dolido siempre…”, explica una pariente de “la más grande” a La Razón.

Tan solo una de las personas con las que este periódico se entrevistó mostró su desacuerdo ante el testimonio de Rocío Carrasco: “Esa mujer disfruta haciendo daño. Yo no digo que mienta, pero exagera situaciones y deja a su hija Ro por los suelos. Es fácil de entender que no busca una reconciliación”. Con todo esto sobre la mesa, no cabe ninguna duda de que “Rocío, contar la verdad para seguir viva” ha marcado un antes y un después en la familia, y aunque la primera parte de la serie documental ha llegado a su fin, el revuelo que se ha formado a su alrededor no ha hecho más que empezar. Tenemos para rato.