Gente

Kiko Rivera se enfrenta a una elevada multa tras cometer cuatro infracciones de tráfico seguidas

El DJ no ha empezado muy bien el año

Dicen que lo mal empieza, mal acaba, así que se prepare Kiko Rivera porque este podría no ser su año. El hijo de Isabel Pantoja ha sido cazado por las cámaras de ‘Sálvame’ cometiendo hasta cuatro infracciones de tráfico seguidas, según indicó un profesor de autoescuela que prestó testimonio en el magacín de Telecinco. Al parecer, en un intento de huir de la prensa que le seguía, el DJ adelantó a otro coche en la salida de una rotonda sin poner el intermitente, después atravesó una línea continua, luego un cebreado y, por si todo esto fuera poco, no frenó su vehículo antes de circular sobre un paso de peatones.

Por fortuna, no hubo que lamentar daños mayores en su carrera a la fuga, y es que la historia ya nos ha enseñado que huir de los paparazzi a bordo de un coche pueden acabar muy mal para el personaje en cuestión...

Según el profesor de autoescuela, si las pertinentes autoridades encontraran indicios de que Kiko Rivera ha circulado de forma temeraria, el hermano de Isa Pantoja podría enfrentarse a “un delito por el que podría acabar en la cárcel”. De momento, las consecuencias parecen mucho menores: el cantante podría perder seis puntos del carné de conducir y ser sancionado con hasta 1000 euros de multa.

Kiko Rivera en su coche
Kiko Rivera en su coche FOTO: Cristobal Dueñas GTRES

La guerra entre Kiko Rivera y la Dirección General de Tráfico viene de lejos. En 2015, tras cometer otra infracción, se le retiraron seis puntos del carné de conducir y su permiso de circulación durante seis meses. Sin embargo, el DJ fue pillado dirigiendo su vehículo antes de lo permitido, así que no pudo recuperar la licencia hasta dos años más tarde, en 2017.

Como se ha comentado anteriormente, no ha sido este un buen comienzo año para Kiko Rivera. A los problemas con buena parte de su familia se le ha sumado un ataque de gota, la enfermedad que padece, que le ha fastidiado las Navidades. Además, su mujer Irene Rosales tuvo que lamentar la muerte de un gran amigo para ella: el perro de su hermano, a quien tenía mucho cariño. Una dura pérdida que sumió a toda la familia en una profunda pena en tiempos de alegría.