Polémica

Carmen Lomana, sobre Paz Padilla: "No entiendo que se meta conmigo cuando ella es la primera operada"

La humorista arremetió este fin de semana contra la colaboradora de LA RAZÓN afirmando que "se ha estirado tanto la cara que ya mismo se tiene que afeitar"

Paz Padilla e una imagen reciente
Paz Padilla e una imagen recienteGtresfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@595c8ac0

Paz Padilla ejerce ahora de coach emocional. Y, en uno de sus últimos discursos, en Marbella, en el Hotel Villapadierna, la ha liado. Hablaba sobre el miedo a envejecer y no se le ocurrió nada mejor que cargar contra Carmen Lomana, sin motivo. "Me la encontré en el Ave y está tan estirada que ya no se puede estirar más. Se ha estirado tanto la cara que ya mismo se tiene que afeitar", confesó llevándose la mano al cuello.

Un comentario que no agradó por grotesco y desafortunado a los allí presentes, muchos, amigos de la colaboradora de LA RAZÓN. Además, la humorista continuó diciendo: "Esas rubias que se meten de todo en los labios y parecen salchichas… Hay que saber envejecer". Comentarios que hicieron que incluso uno de los allí presentes preguntara "¿pero ella no se ha operado el pecho?".

Por su parte, Lomana ha mostrado su decepción ante el desafortunado comentario de Padilla, mostrándose muy sorprendida. "Es increíble que haya dicho esto de mí, cuando ella es la primera operada. No entiendo la afición de las mujeres a meterse con otras mujeres. Debería tenerme más respeto, porque me pidió dos favores cuando no era nadie y se los hice". Además, ha hecho hincapié en "la falta de educación que demuestra".

Isabel Preysler también recibió lo suyo

No contenta con las desafortunadas palabras que le dedicó a Lomana, Padilla también se refirió a Isabel Preysler. "Cuando Isabel regaña a algún hijo les dice: Voy a decírselo a tu padre. Y luego se vuelve a los otros hijos y les dice, también al tuyo, al tuyo y al tuyo también".

En la charla emocional, a la que acudió como monologuista, también tuvo palabras de recuerdo a su marido, Antonio Juan Vidal, y también al padre de su hija, Ana Ferrer.