MENÚ
domingo 18 agosto 2019
01:18
Actualizado

El gélido regreso de Almodóvar a la fiesta del cine español

«La piel que habito» logró sólo 4 de los 16 premios a los que optaba, entre los que destaca el de Elena Anaya

  • El gélido regreso de Almodóvar a la fiesta del cine español

Tiempo de lectura 2 min.

21 de febrero de 2012. 02:34h

Comentada
21/2/2012

Madrid- A pesar de partir como la más nominada, con 16 candidaturas, y de la expectación que genera Almodóvar y su relación con la Academia, la recepción de «La piel que habito» fue más bien fría. Primero, porque de los 16 posibles sólo se llevó 4, y ninguno, excepto el de Elena Anaya a la mejor actriz, de los más importantes, como son mejor película y mejor director. Tampoco el cineasta era muy optimista en cuanto a su éxito en los Goya: «Esta noche está menos chupada que nunca», aseguró el director en la entrada. «Vengo preparado para no llevarme nada», añadió, aunque luego quitó hierro al asunto al bromear sobre la gala: «Vuelvo a la alfombra roja porque tengo muy claro que el verde no nos sentaba bien a ninguno». Así, todavía habrá que esperar para el gran año de Almodóvar en los Goya.

Sin preguntas para Anaya
Elena Anaya, que dedicó un especial agradecimiento al realizador tras recoger su cabezón, parece que tampoco tuvo una acogida muy cálida, al menos, entre la Prensa. Tradicionalmente, al finalizar la ceremonia los premiados se acercan a hablar con los periodistas con más calma de lo que se hace en el photocall. Sin embargo, bien porque coincidió con Kike Maíllo, premio al mejor director novel, bien porque no era el personaje al que la Prensa esperaba, la actriz se marchó junto a su representante, un poco enfadado porque no hubo preguntas para ella. El resto de los galardones de «La piel que habito» fueron para Jean Cornet, como mejor actor revelación, sin duda, una de las sorpresas de la noche, y Alberto Iglesias por la música original, con el que el compositor acumula ya diez cabezones y que fue uno de los más previsibles. El director, con todo, hizo gala de su sentido del espectáculo al llegar a la denominada fiesta del cine español en el último minuto y con las gafas de sol puestas, una curiosidad que empieza a ser ya habitual, motivada, al parecer, por la fotofobia que sufre. Sólo se las quitó durante su corta intervención al principio de la gala, donde cantó brevemente junto a Eva Hache.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs