MENÚ
domingo 21 abril 2019
16:05
Actualizado

HACIENDA OBLIGARÁ A MAS A REDUCIR EMPRESAS PÚBLICAS Y SUELDOS

Cataluña pide el rescate

Necesita 5.755 millones para afrontar los vencimientos de deuda de este año. Mas-Colell admite que «no disponemos de otro banco que el Gobierno»
 

La Bolsa pierde los 6.000 puntos y la prima cierra en 638, máximo histórico

Las autonomías con más problemas necesitarían 12.000 millones


El Gobierno valenciano cifra en 3.500 millones su necesidad de financiación

 

  • Cataluña pide el rescate
  • Cataluña pide el rescate
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

24 de julio de 2012. 14:22h

Comentada
Barcelona. 24/7/2012

BARCELONA- Ser el primero de la clase en políticas de austeridad, tal y como destacaba hace unos meses el president de la Generalitat, Artur Mas, no ha salvado a Cataluña del rescate. Después de la Comunidad Valenciana y Murcia, Cataluña será la tercera comunidad autónoma que pedirá ayuda financiera al Gobierno a través del Fondo de Liquidez.

Aunque todavía no lo ha solicitado formalmente, en una entrevista en la BBC, el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, no negó la mayor cuando el entrevistador le preguntó si Cataluña necesitará recurrir a fondos del Gobierno. «Sí, la situación actual es que Cataluña no  dispone de otro banco que el Gobierno español. Así es la vida, todo el mundo conoce la situación de los mercados. Nosotros pagamos los impuestos a España y es normal que recurramos a los servicios bancarios del Tesoro español porque tenemos que gestionar nuestra deuda y reducir el déficit», respondió en un más que correcto inglés.

Después de que Mas-Colell admitiera ante la cadena británica que Cataluña no tiene otra salida que pedir el rescate, medios de comunicación de todo el mundo se hacían eco de la noticia y el Ibex se resentía. El selectivo español se hundió un 3,56 por ciento, a niveles de abril de 2003.
La agencia de noticias France Press anunciaba que «La Catalogne va aussi demander de l'aide» (Cataluña también va a pedir el rescate). Y el digital canadiense «The Globe and Mail» titulaba: «Spain debt tension mounts as Catalonia eyes recue» (La tensión de deuda en España aumenta mientras Cataluña contempla el rescate). Pero mientras en el extranjero se hablaba de que Cataluña pedirá el rescate y la Bolsa sufría daños colaterales, el Govern lo negaba. Aunque el portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, admitió que la Generalitat se acogerá a todas las líneas de financiación que faciliten su tesorería, se mostró «estupefacto» porque se le quiera dar una connotación «catastrofista» a esta operación.

Operación de desgaste
Sin rodeos, con metáforas, en catalán y también en castellano, Homs insistió en que acogerse a una cuarta línea de créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) «no es un rescate». Denunció que hablar de rescate es parte de una «operación mediática» para desgastar a la Generalitat de Cataluña y al Gobierno de España. «No se puede presentar –el acceso al plan ICO-4– de manera dramática, como que la región de Cataluña ha de rendir cuentas con el Estado», lamentó, para luego añadir que «si alguien tiene interés en señalar con el dedo a las comunidades autónomas, ellos sabrán por qué lo hacen».

En su defensa, alegó que para poder hablar de rescate de una comunidad autónoma, la operación debe aprobarse en el Senado, tal y como contempla la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Aunque el Gobierno catalán ya ha accedido a las líneas de financiación del ICO para las comunidades en otras ocasiones y aunque Homs insistiera en que «no hay ninguna nueva condición», el Boletín Oficial del Estado habla de un férreo control de las finanzas de las autonomías que se acojan al plan ICO-4 por parte del Gobierno. En definitiva, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tendrá manga ancha para enviar  a sus supervisores a revisar las condiciones financieras y fiscales de las ayudas concedidas para dar liquidez a las autonomías.
Como dice Mas, Cataluña lleva en la «mochila» una deuda de 42.000 millones de euros. Se trata de la más alta de España. Homs no concretó la cifra que pedirá el Govern. Algunas fuentes financieras apuntan que podría rondar los 3.500 millones. Este dinero ayudaría a afrontar los vencimientos de deuda del segundo semestre, que ascienden a 5.755 millones de euros. Valencia necesita 3.369 millones y Murcia, 734 millones.

El portavoz autonómico admitió que las finanzas de la Generalitat están en una situación «delicada» y que cada mes busca soluciones para pagar las nóminas y a los acreedores. Al margen de acudir al Gobierno, cada mes negocia y renegocia con la banca acreedora créditos para tener liquidez.

 

Se retrasa la cita bilateral
El Gobierno y CiU estudian posponer la reunión de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat de Cataluña, prevista para el lunes, por problemas de agenda de ambas delegaciones y podrían aplazarla a finales de agosto o septiembre. El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, explicó esta posibilidad en una conversación informal con periodistas tras la reunión que mantuvo en el Congreso con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Últimas noticias