MENÚ
martes 19 febrero 2019
23:28
Actualizado

Los Castro detuvieron en agosto a más disidentes de los que liberaron

Lo que Pajín no quiso ver en su viaje a Cuba


 

  • Leire Pajín (izquierda) y Elena Valenciano, durante una rueda de prensa en La Habana bajo un retrato del dictador Fidel Castro. Fariñas, a la derecha, en «estado grave»
    Leire Pajín (izquierda) y Elena Valenciano, durante una rueda de prensa en La Habana bajo un retrato del dictador Fidel Castro. Fariñas, a la derecha, en «estado grave»

Tiempo de lectura 4 min.

05 de septiembre de 2010. 02:48h

Comentada
5/9/2010

MADRID- La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, y la de Relaciones Internacionales, Elena Valenciano, han pasado dos días en La Habana con una agenda repleta de visitas. Más allá de los obligados paseos por la capital cubana, las dos líderes socialistas se entrevistaron con el ministro de Exteriores del régimen, Bruno Rodríguez, con miembros del Partido Comunista, con la Federación de Mujeres Cubanas, el arzobispo de La Habana y gran artífice de la excarcelación de presos políticos y, aunque no estaba en la agenda inicial, con el hermano del dictador, con Raúl Castro.
Un viaje planteado desde la idea de contribuir a la «apertura» de la isla y que les ha servido para estrechar lazos con el Partido Comunista cubano y para analizar las políticas de futuro del régimen de Castro. Pero también un viaje en el que no han tenido ni el mínimo contacto con los opositores a la dictatura. Y no lo tuvieron porque la delegación socialista aceptó la premisa de Castro de que fueran pero sin ver a la disidencia.
Lo que no vieron Pajín y Valenciano en su apretada agenda es que el Gobierno presidido por los hermano Castro no ha cambiado demasiado sus costumbres. En agosto, el régimen cubano detuvo a más disidentes de los que liberó. En concreto, las autoridades de la isla realizaron un total de 184 arrestos de corta duración, ocho de los cuales son considerados nuevos presos políticos que fueron encarcelados y acusados de «desórdenes públicos», según ha denunciado la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN). «Por primera vez en varios años el Gobierno internó un número tan alto de nuevos prisioneros políticos en un solo mes», alerta la CCDHRN. Los opositores detenidos son Néstor Rodríguez, Rolando Rodríguez, Francisco Manzanet, Enyor Díaz y Roberto González, del Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia; y Eduardo Pérez Flores, Luis Enrique Labrador y Michel Iroy Rodríguez, del Frente de Resistencia Cívica, informa Europa Press.
Todos ellos ya tienen una acusación policial por «desórdenes públicos» y han sido trasladados a prisiones de máxima seguridad, donde fueron confinados con «presos de alta peligrosidad», denunció el portavoz de la comisión. Mientras, el régimen liberó a siete presos que forman parte del grupo de 52 opositores que el régimen se comprometió a excarcelar, de los cuales 28 han viajado a España.
Agosto es el segundo mes de 2010 en el que se registró el mayor número de detenciones de corta duración, con un total de 184, después de febrero cuando unos 235 disidentes fueron arrestados, la mayoría de ellos por participar en manifestaciones y actos relacionadas con la muerte del preso político Orlando Zapata Tamayo. En Cuba hay alrededor de un centenar de presos políticos. La cifra ha ido reduciéndose en las últimas semanas con la excarcelación de los prisioneros de la Primavera Negra de 2003, la mayor oleada represiva del régimen castrista de los últimos años.
Ajena a esta realidad del último mes, la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, no dudó ayer en cargar contra el Partido Popular por criticar el viaje que realizó Pajín a La Habana y otros epidosios de la política exterior del Gobierno.  Así, la número tres del PSOE calificó la actitud del PP   frente a la política exterior del Gobierno en las crisis de Melilla,   la liberación de los cooperantes y ex presos cubanos de «desleal», «insolidaria» e «ineficaz».


Fariñas, en «estado grave»
El disidente cubano Guillermo Fariñas, que pasó más de cuatro meses en huelga de hambre para pedir la libertad de los presos políticos enfermos, sigue en estado «grave» pero «estable», tras ser operado ayer de urgencia para extirparle varios cálculos de la vesícula, informaron ayer sus familiares. Según dijo la madre del opositor, los médicos le han administrado sedantes porque tiene «dolor intenso» debido a la intervención. Hernández explicó que el disidente se encuentra en la misma sala de terapia intensiva del hospital de Santa Clara donde pasó la mayor parte de la huelga de hambre y sed con que exigía al Gobierno de Raúl Castro la liberación de 26 opositores encarcelados enfermos. Precisó que los médicos le «vigilan muy de cerca» la trombosis yugular que contrajo durante su ayuno. Fariñas, periodista y psicólogo de 48 años, inició su ayuno el pasado 24 de febrero tras la muerte del opositor preso Orlando Zapata.

Últimas noticias