MENÚ
miércoles 23 enero 2019
11:01
Actualizado

La Generalitat encarga a la comisión sobre drogas que estudie la regulación del consumo de cannabis

Tiempo de lectura 2 min.

29 de julio de 2012. 23:00h

Comentada
30/7/2012

BARCELONA- La iniciativa del Ayuntamiento de Rasquera de ceder unos terrenos municipales para el cultivo de marihuana levantó los recelos de las autoridades políticas, judiciales y civiles, pero también abrió una puerta al debate. Existen clubes de fumadores en Cataluña, plantaciones de cannabis y, en mayor o menor medida, se consume pero, hoy por hoy, el autocultivo se encuentra en un limbo legal. Esta actividad es legal, pero debe ser un juez quien, en última instancia, determines si se trata o no de cultivo para el autoconsumo.

Dada la situación creada en Rasquera –el cultivo está paralizado a la espera de que la Justicia dé o no el visto bueno–, la Generalitat ha solicitado que la comisión interdepartamental sobre drogas analice la posibilidad de regular dicha actividad. El grupo recopilará información y estudiará «medidas que se puedan tomar». Para ello, ha solicitado la colaboración de las federaciones de asociaciones canábicas para que valoren las posibilidades, expliquen su experiencia y puedan realizar propuestas. En Cataluña están constituidas 150 asociaciones de estas características, la mitad de todas las que existen en España.

El subdirector general de Drogodependencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, Joan Colom, señaló a Ep que el objetivo de este estudio es analizar «nuevas medidas para proteger la salud de la forma más correcta».

Acabar con el vacío legal existente es una de las reivindicaciones de las asociaciones canábicas. «Hay un mercado negro que los usuarios no quieren y es mejor el autoconsumo sin ánimo de lucro y en condiciones», apuntó el portavoz del movimiento asociativo canábico de autoconsumo, José Afuera.
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs