MENÚ
martes 17 septiembre 2019
14:12
Actualizado

El tejo de la aldea de Martul

  • El tejo de la aldea de Martul
    El tejo de la aldea de Martul

Tiempo de lectura 2 min.

04 de julio de 2009. 16:44h

Comentada
4/7/2009

Asturias es conocida por su verdor y su lluvia. Su territorio posee una mezcla atractiva de paisajes y paisanajes. La zona occidental, hasta hace poco tiempo olvidada por casi todos, tiene muchos atractivos para el viajero y uno de ellos está en Martul, parroquia del concejo de Villanueva equidistante de los tres concejos de la comarca de Los Oscos a unos 5 kilómetros, con tres casas habitadas y un total de 16 vecinos (Lucía, la más joven del lugar, con dos meses de vida).
Tiene una iglesia, dedicada a San Juan Degollado, construida hace aproximadamente 100 años aprovechando una capilla anterior. El lugar, de gran belleza, con bosques de castaño y roble, posee un árbol notable no sólo por su porte, sino por el respeto y el cariño que le tienen los habitantes de la parroquia (los novios hacen su foto de boda bajo el «teixo»). El tejo de Martul es lugar de encuentro, visible desde lejos debido a su copa de un verde intenso que contrasta vivamente con el blanco de la iglesia. Su buen aspecto se debe a que a este ejemplar le han dejado vivir a sus anchas, no tiene corra de piedra ni han hormigonado el suelo, con lo que se puede disfrutar de una alfombra de hierba que completa el conjunto.
El tejo es un árbol cargado de misterio, como nos recuerda Ignacio Abella en sus publicaciones su ubicación junto a iglesias y cementerios da lugar a interpretaciones variadas por los estudiosos; su toxicidad –por un lado– y los valores curativos de una sustancia que se obtiene del mismo hacen que se le conozca por el árbol de la vida y la muerte.
En realidad esta teja de Martul (de 350 centímetros de perímetro), a la que se accede por un camino de lascas, proporciona a todo aquel que se acerca hasta aquí momentos de relajación y bajo su frondosa copa se ralentiza el tiempo. Disfrutarlo en un día soleado, tan frecuente en la zona, es un lujo. Su edad es difícil de calcular, pudiendo estar cerca de los 250 años aproximadamente. Para llegar es aconsejable ir por Grandas de Salime y hacer una parada en el museo etnográfico creado por Pepe el ferreiru que se puede ver en un rato o en tres días como el visitante alemán, que, impresionado por lo que allí encontró, se quedó ese tiempo; de Grandas hasta Pesoz y allí tomar la AS-13.

 

FICHA
Edad: unos 250 años
350 cm de perímetro
En Martul, parroquia del concejo de Villanueva (Asturias)
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs