Corbyn exhibe un documento secreto del Gobierno para acusar a Johnson de querer privatizar la Sanidad

Reproduce conversaciones en las que el Gobierno británico ofrece a Estados Unidos la posibilidad de acceder al Sistema de Salud (NHS) como parte de un acuerdo comercial

El sistema público de salud británico, baza electoral de cara a las elecciones
El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, este miércoles con los documentos redactados a partir de conversaciones secretas entre el Gobierno británico y el estadounidense sobre el sistema público de salud británico, conocido como NHSANDY RAINEFE

A pesar de ser el líder con peores ratios de popularidad de la historia británica e ir muy detrás del Partido Conservador en los sondeos de cara a los comicios adelantados del 12 de diciembre, los analistas insisten en que no se debe subestimar a Jeremy Corbyn. Y los hechos parecen darles la razón, porque el líder laborista se sacó este miércoles un inesperado conejo de la chistera que podría ser ahora un punto de inflexión en la recta final de la campaña.

El veterano político sacó a la luz un documento confidencial del Gobierno de 451 páginas que, según el líder de la oposición, demuestra que los "tories" permitirán a los Estados Unidos acceder al Sistema Nacional de Salud británico (NHS), como parte del tratado comercial que quieren poner en marcha una vez Reino Unido abandone la UE.

Corbyn denunció que ha habido hasta seis rondas de conversaciones al respecto desde julio de 2017 hasta “hace solo unos meses” entre funcionarios de ambos países. "Estamos hablando de conversaciones secretas para un acuerdo con Donald Trump después del Brexit", recalcó. “Ahora tenemos evidencia de que, bajo el liderazgo de Boris Johnson, el NHS está sobre la mesa y estará a la venta. Ha tratado de encubrirlo, pero ahora lo sacamos a la luz”, matizó.

Las patentes de los medicamentos es una de las cuestiones recogidas en el documento. En este sentido, el líder laborista puso el ejemplo de Humira, utilizado para tratar la enfermedad de Crohn y la artritis reumatoide. “Le cuesta a nuestro NHS 1.409 libras (1.650 euros) por paquete mientras que en los Estados Unidos, se paga 8.115 libras (9.500 euros)”, matizó.

Lo cierto es que en el documento no hay pruebas de que el Ejecutivo se esté planteando privatizar la Sanidad británica. Pero la intervención de Corbyn tuvo a nivel político un gran impacto, ya que la Sanidad pública es el hijo mimado de todos los británicos, el gran tesoro del país, especialmente para los votantes laboristas. De este modo, el líder de la oposición logró desviar la atención sobre el Brexit, con el que nunca se ha mostrado cómodo ante los constantes rumores sobre su escepticismo.

La polémica pilló al "premier" haciendo campaña en Cornualles, donde precisamente visitó un hospital. Johnson aseguró que las acusaciones no tenían ningún sentido. "Es una absoluta tontería. Esto se saca una y otra vez por parte del Partido Laborista como distracción de los problemas que ellos tienen”, matizó. “Puedo darles una garantía irrebatible de que esto es una completa distracción porque el NHS bajo ninguna circunstancia estará en la mesa de negociación para su venta”, añadió.

Con todo, la estrategia laborista surgió efecto en 2017. En la recta final de la campaña, la ventaja que sacaba la entonces líder conservadora Theresa May se redujo considerablemente a raíz de una polémica propuesta incluida en su manifiesto, que quería reducir las ayudas a las personas mayores, sobre todo a aquellas atendidas por los servicios sociales. El bautizado como “impuesto de la demencia” acabó protagonizando la campaña dejando al Brexit en segundo lugar. A pesar de sacar hasta 22 puntos de ventaja, los conservadores acabaron perdiendo la mayoría absoluta.