“Para muchos republicanos, incluso si Trump hizo lo que se le acusa, no sería suficiente para un ‘impeachment’”

Robert Y. Shapiro, analista político y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Columbia

FILE PHOTO: The U.S. Capitol stands as evening falls on the first day of the Trump impeachment trial in Washington.
El futuro político de Donald Trump se dirime estos días en el Capitolio de Washington/REUTERS FOTO: Joshua Roberts Reuters

Ahora que las siete propuestas de reforma con respecto a las reglas del juicio político han sido rechazadas en el Senado, ¿tienen los demócratas otra forma de obtener lo que ellos consideran un juicio justo?

Después de que los demócratas presenten su caso y de que la defensa de Trump haga sus contraargumentos, el Senado tendrá la oportunidad de considerar si es oportuno llamar a nuevos testigos. Y en ese momento, todo dependerá de si algún senador republicano rompe la disciplina de partido y se opone al líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, y al resto de senadores republicanos -que se niegan rotundamente a llamar a nuevos testigos- para producir una mayoría a favor de incluir en el juicio las declaraciones de un pequeño número de testigos. Ésta es la única esperanza que tienen los demócratas para dañar a la credibilidad del presidente Trump y para influir en los votantes en las elecciones presidenciales de 2020. Prácticamente no hay ninguna posibilidad de que haya suficientes senadores republicanos que voten en contra de Trump. De hecho, para muchos el argumento es que -incluso- si Trump hizo aquello de lo que se le acusa, no sería suficiente para abrir un proceso de “impeachment” en su contra.

¿Es posible que los senadores republicanos cambien su voto en algún momento del juicio?

Algunos senadores republicanos -como Romney, Collins, Murkowsky, Alexander y un par más que no se postulen a la reelección en sus respectivos Estados, o que se enfrentan a un candidato fuerte del Partido Demócrata- podrían votar a favor de llamar a nuevos testigos una vez que se termine el periodo de presentación de argumentos. Pero no creo que alcancen el número necesario como para destituir al presidente Trump. Y eso los demócratas lo saben.

¿Hay un conflicto interno dentro del Partido Republicano?

En realidad, solo apareció una disputa en el seno del partido en relación con el llamamiento a los nuevos testigos a declarar en el Senado. Algunos republicanos, como Romney, Collins, (…) entienden que es mejor disponer de toda la información y tratar de despejar toda sombra de duda sobre el proceso, y sobre la ética del presidente.