Testigo directo: La borrachera eurófoba para celebrar la «independencia»

Los «brexiteers» más conocidos como Farage se dan un baño de masas en la Plaza del Parlamento. «Serán difíciles los primeros meses, pero después, este país volverá a volar», comenta un optimista manifestante

“Es una noche histórica y estoy orgulloso de ver cómo Reino Unido abandona la UE”, nos contaba Allister, uno de los cientos de simpatizantes del Brexit que este viernes se reunieron en la Plaza del Parlamento de Londres para celebrar aquello que tanto anhelaban, la salida oficial del bloque europeo.

Ataviados con banderas de Reino Unido, pancartas pro-Brexit y hasta copas de champagne, los llamados “Brexiteers” festejaron este acontecimiento crucial para el devenir de los británicos frente a Westminster. No faltaron tampoco las proclamas de apoyo a Boris Johnson y Nigel Farage, quizás los dos principales líderes del movimiento.

“Era el momento de recuperar el control de nuestro país y olvidarnos de todas las leyes de la Unión Europea. Ahora haremos nuestras propias leyes”, nos contaba también Jeremy, otro de los manifestantes que acudieron a la concentración, portando una gran bandera de Reino Unido y con una careta del líder laborista Jeremy Corbyn a modo de burla. “Será difícil durante los primeros once meses hasta que se firmen los acuerdos, pero después de eso, este país volverá a volar”, añadía.

A pesar de la lluvia y el frío clima británico de estas fechas, cientos de simpatizantes quisieron festejar la consecución de lo que votaron en el referéndum de junio de 2016. Un total de 17,4 millones de británicos apoyaron entonces la salida de la UE, lo que supuso el 51,9% de los votos.

Taylor fue otro de los asistentes “a las celebraciones de la salida de Reino Unido de la UE” y argumentaba que, en su opinión, el Brexit “será muy bueno para las clases trabajadoras”. “Los empresarios tendrán que esforzarse en mantener y proteger a sus trabajadores porque ya no tendrán la posibilidad de contratar mano de obra barata. También provocará un incremento en el salario mínimo”, afirmaba Taylor, quien, cómo no, portaba también su bandera.

El ambiente frente al Parlamento se volvió incluso más festivo cuando varias personalidades del mundo pro-Brexit se dirigieron a los allí presentes. El líder del Partido del Brexit Nigel Farage, y otros dos miembros del partido euroescéptico, Anne Widdecombe y Richard Tice, fueron las caras políticas del acto.

También participaron en la fiesta, con sus respectivos discursos, los empresarios Tim Martin, fundador y propietario de la famosa cadena de bares Wetherspoon, y Michelle Dewberry, conocida por ganar el concurso televisivo “The Apprentice”. La otra personalidad en hablar en la celebración fue la locutora de radio Julia Hartley-Brewer.

Quien probablemente no estaría tan contento de formar parte de la fiesta es Winston Churchill, cuya estatua se encuentra en una de las esquinas de la Plaza del Parlamento. El que fuera Primer Ministro británico durante la Segunda Guerra Mundial fue siempre defensor de “los Estados Unidos de Europa”, precisamente lo que ahora abandona el país que dirigiera.

El entusiasmo sí que se podía ver en la cara de Karen: “Es algo que llevaba esperando mucho tiempo y quiero formar parte de un momento histórico así”. Para esta manifestante, el Brexit permitirá a Reino Unido mirar hacia afuera e incluso ayudar a otros países: “Espero que nos permita alcanzar acuerdos con más países, además de los 27. Podemos ayudar algo más a los países en desarrollo”.

El descontento con las instituciones europeas, así como el sentimiento más patriótico fue captado a la perfección por el Partido Conservador de Boris Johnson en las pasadas elecciones. Y los manifestantes presentes hoy en la Plaza del Parlamento parecen tener confianza en su liderazgo. “Es un primer ministro muy patriótico. Guió el movimiento desde el principio y por eso es la persona adecuada para estar ahora en Downing Street”.

Precisamente en la residencia del jefe de Gobierno en el número 10 de Downing Street se pudo seguir una cuenta atrás hasta alcanzar las 11 de la noche en Reino Unido (medianoche en Bruselas), cuando se hizo oficial la salida del bloque europeo.

Acompañando a los partidarios del Brexit, se pudieron ver también frente a Westminster algunos simpatizantes del llamado “Frexit”. Este movimiento pretende conseguir el equivalente del Brexit en Francia, con la salida del país de la Unión Europea. “Recuperemos nuestra democracia” o “La Unión Europea nos impone sus políticas de austeridad” eran algunos de los mensajes que portaban estos manifestantes franceses.

Pero mientras que la salida de Reino Unido de la UE ya es oficial, este solo es el primer paso. Todavía restarán las negociaciones para llegar a los acuerdos comerciales necesarios antes de final de año, algo que los expertos no creen que llegue a producirse en tan poco tiempo.

Sin embargo, los manifestantes presentes en la “Celebración del Brexit”, organizada por el grupo pro-Brexit “Leave means Leave”, son optimistas de cara al futuro. “Todavía seguiremos llegando a muchos acuerdos con la Unión Europea. Es imposible que no lo logremos”, aseguraba Taylor.