La tensión se dispara en Siria: decenas de soldados turcos muertos en un ataque ruso

El ataque se produjo mientras una delegación rusa se reunió con las autoridades turcas para intentar alcanzar un acuerdo de alto el fuego en la región de Idlib

Thumbnail

Aunque, al cierre de esta edición, no había cifras oficiales, cerca de 40 soldados turcos habrían muerto ayer en un ataque aéreo en la localidad siria de Beylon, en la provincia de Idlib, informaron activistas sirios a la RAZÓN. Sin embargo, el Ministerio de Defensa turco solo reconoció cinco bajas militares ayer.

Según Fared Alhor, activista sirio, el bombardeo con aviones rusos, fuego de artillería y morteros ocurrió por la tarde y los soldados iban en un convoy. De confirmarse el número de muerto, este ataque sería el mayor hasta ahora que ha sufrido Turquía en la guerra siria. Al menos 20 soldados turcos habrían perecido en bombardeos del régimen o su aliado ruso este mes, sin sumar los de ayer.

Precisamente, el ataque se produjo mientras una delegación rusa se reunió con las autoridades turcas para intentar alcanzar un acuerdo de alto el fuego en la región de Idlib, sin que haya habido progresos, y con la recuperación de la ciudad rebelde de Seraqib, que cayó a principios de mes en manos del régimen.

El presidente turco Recep Teyyip Erdogan se felicitó por el avance de los rebeldes. «Los acontecimientos en Idlib nos han favorecido. Tenemos tres mártires, dejémoslos descansar en paz. Pero, por otro lado, las pérdidas del régimen son muy grandes», dijo el líder islamista en un discurso de Ankara. «Nuestra batalla continuará. Nuestras conversaciones con los rusos continúan», declaró Erdogan.

Los insurgentes se desplegaron en muchas calles mientras se escuchaban explosiones procedentes de la periferia, donde se enfrentaban rebeldes y yihadistas a las fuerzas del régimen de Bachar al Asad. Damasco acusó a las fuerzas turcas, que apoyan a algunos rebeldes, de proporcionar a los insurgentes ayuda militar, mientras que el OSDH afirmó que la artillería turca apoyaba a los rebeles sirios.

La perdida de Seraqib representa un duro revés para las tropas sirias, ya que esta localidad está en el cruce de dos autopistas que el régimen de Asad considera vital para consolidar su dominio en el norte del país.