Coronavirus

El coronavirus llega a las favelas de Río de Janeiro

Ya se han registrado cuatro casos en estas áreas superpobladas de Brasil. Los narcotraficantes imponen una cuarentena con toque de queda para la población

América Latina se moviliza para frenar el hambre ante la pandemia
Voluntarios entregan alimentos y productos de limpieza a habitantes Río de Janeiro FOTO: Antonio Lacerda EFE

Ramiro espera en una casa maltrecha de cemento desnudo y chapa, de fondo un laberinto infinito de pasillos estrechos que asciende por el cerro. Hace tiempo que no teme a las balas “esas por lo menos las ves venir”, afirma. Respeta mucho más a un enemigo silencioso, invisible: la pandemia.

“Somos pobres y aquí apenas suben los servicios sanitarios. Nuestra esperanza es no contagiarse y si ocurre, aguantar”, dice. Es uno de los 100.000 habitantes de la Rocinha –Río-, la favela más grande de Brasil.

La ciudad de Río de Janeiro confirmó los primeros cuatro casos del nuevo coronavirus en el asentamiento. Según la información publicada por las autoridades, los cuatro contagiados son tres hombres y una mujer, todos menores de 60 años.

Se trata de los primeros registros estadísticos de Covid-19 en la Rocinha, mientras otros casos ya habían sido registrados en las favelas de Cidade de Deus, Parada de Lucas, Vidigal, Mangueira y Complexo do Alemão, también en Río de Janeiro. Con tanta población hacinada en los morros, en una situación tan precaria, el coronavirus podría expandirse rápido por las 100 favelas que rodean Río.

En manos del narco

Además, las bandas de narcotraficantes y de milicianos que controlan algunas de las favelas de la ciudad decretaron el toque de queda en la noches en sus barriadas.

Acostumbrados a imponer sus normas a la fuerza entre los habitantes de las favelas que dominan, narcos y milicianos (grupos paramilitares conformados por policías y ex policías) ahora utilizan su poder para imponer toque de queda en algunas comunidades a partir de las 20:00 hora local. Temen que la pandemia acabe afectando el negocio.

Habitantes de algunas favelas de la “cidade maravilhosa”, confirmaron que los mensajes alertando sobre la medida restrictiva comenzaron a circular por redes sociales desde el fin de semana y que la gente se está “recogiendo” temprano para evitar problemas.

Vista aérea de una de las favelas más grandes de Sao Paulo
Vista aérea de una de las favelas más grandes de Sao Paulo FOTO: AMANDA PEROBELLI Reuters

Los hechos empezaron a tomar eco en las redes sociales donde algunos moradores publicaban fotografías que mostraban la desolación temprana de las calles en comunidades como la de Cidade de Deus (oeste) y hasta vídeos de cochescon alarmas y altavoces pidiendo a las personas cumplir la orden.

A diferencia de Sao Paulo, la mayor y más poblada ciudad de Brasil, con 12 millones de habitantes, Río no implementó período de cuarentena, pero si recomendó a sus habitantes permanecer en casa, suspendió las clases en escuelas y universidades públicas, y ordenó el cierre de parques, teatros, salas de cine y sitios turísticos.

En total, Brasil sumó 852 nuevos casos de personas contagiadas con la Covid-19 en las últimas 24 horas y ya cuenta con más de 11.000 infectados por el nuevo coronavirus que en poco más de un mes se ha cobrado la vida de 486 personas.