Turquía planea una liberación masiva de presos para combatir el coronavirus

Erdogan excluye a los disidentes políticos encarcelados tras la intentona golpista de 2016 de esta medida de gracia

El Parlamento de Turquía debatió este martes una ley de liberación de presos que tiene como objetivo aliviar el hacinamiento en las cárceles y proteger a los condenados del coronavirus, pero que los críticos critican por excluir a las personas encarceladas por cargos de terrorismo en la represión posterior al golpe de Estado.

El proyecto de ley, propuesto por el partido islamista del presidente Recep Tayyip Erdogan, liberaría temporalmente a unos 45,000 prisioneros para abordar la amenaza inmediata de la propagación del coronavirus en las cárceles. Un número similar se liberaría de forma permanente según los planes preparados el año pasado para reducir el hacinamiento crónico en las cárceles.

En conjunto, las medidas reducirían la población carcelaria en un tercio, pero no cubren a los condenados por cargos de terrorismo, excluyendo a muchos miles atrapados en una purga tras el fallido golpe militar de 2016 contra Erdogan.

Decenas de miles de funcionarios, jueces, personal militar, periodistas y políticos han sido encarcelados en la represión. Según un parlamentario de la oposición, alrededor de 50,000 personas, incluido el ex jefe del segundo partido de oposición, un destacado periodista y un filántropo están excluidos de la nueva ley porque están acusados ​​o condenados por cargos de terrorismo.

Selahattin Demirtas, ex jefe del Partido Democrático de los Pueblos Kurdos (HDP), ha estado en la cárcel unos 3 años y medio acusado de liderar una organización terrorista. Su abogado dijo que Demirtas, de 46 años, tiene un alto riesgo de contagiarse de Covid-19 porque tiene presión arterial alta y se sometió a una cirugía por problemas respiratorios.

El abogado Mahsuni Karaman también aseguro que la definición de terrorismo era vaga y subjetiva. “Millones de personas ven a Demirtas como un héroe, un líder político, pero otra parte lo ve como un terrorista”, explico.

Otros detenidos prominentes, incluido el escritor Ahmet Altan y el activista por los derechos civiles Osman Kavala, ambos mayores de 60 años, enfrentaron la misma situación, dijo. “En combinación con la pandemia, se los deja por muertos”, dijo Karaman. Demirtas fue hospitalizado en diciembre, días después de perder el conocimiento después de dolores en el pecho. La semana pasada, sus abogados solicitaron su liberación por motivos de salud.

La segunda población carcelaria de Europa

Según la información del Consejo de Europa, la represión desde 2016 provocó que el número de prisioneros aumentara a casi 300.000: la segunda población carcelaria más grande de Europa y el sistema penitenciario más abarrotado.

65 y más

Turquía también tiene el mayor número de reclusos de 65 años o más, con 3.521 personas en enero de 2019, según las cifras oficiales. Turquía ha impuesto una orden de quedarse en casa para las personas mayores de 65 años, dado que son el grupo de mayor riesgo del coronavirus. Altan, un destacado periodista de 70 años, fue encarcelado de por vida en 2018 por cargos de ayudar a un grupo terrorista. La sentencia fue revocada más tarde y fue puesto en libertad, solo para ser encarcelado nuevamente la semana siguiente.

Su abogado, Figen Calikusu, dijo que la ley debería permitir la liberación temporal de los que aún no están condenados. “No hay medidas que pueda tomar para protegerse”, dijo Calikusu sobre Altan, quien comparte una celda con otro recluso y está en contacto con el personal de la prisión, que interactúa con muchos otros prisioneros.

Kavala, un prominente empresario y filántropo de 62 años, fue absuelto en febrero por cargos relacionados con protestas antigubernamentales en 2013, solo para ser arrestado nuevamente al día siguiente por cargos relacionados con el intento de golpe de Estado de 2016.

La independencia del Poder Judicial de Turquía ha sido objeto de acalorados debates en los últimos años, y los críticos dicen que los fallos judiciales están influenciados por los políticos. Erdogan y su partido AKK dicen que el sistema judicial toma sus decisiones de manera independiente.

Cuando se le preguntó si creía que la solicitud de liberación de Demirtas sería concedida, el abogado Karaman dijo que su cliente era un “rehén político”. “El caso de Demirtas siempre está en el radar del presidente. No se puede tomar una decisión positiva sobre la solicitud de liberación sin su conocimiento”, dijo.

El mes pasado, Irán liberó temporalmente a unas 85.000 personas de prision, incluidos los presos políticos, en respuesta a la pandemia, recordó un portavoz del Poder Judicial.