Pulso entre Trump y los científicos por el fin del confinamiento

El presidente quiere levantar las restricciones en mayo, mientras el epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, advierte del alto riesgo de una segunda ola de contagios

Thumbnail

Levantar las órdenes de confinamiento cuanto antes es el gran deseo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para volver a una normalidad que permita reactivar la economía del país. Pero mientras Trump se debate entre presionar a los gobernadores estatales para que abran los negocios en mayo o esperar a que el virus siga circulando por el país con las máximas restricciones activadas, los expertos alertan de las posibles consecuencias de actuar antes de hora.

“Si de repente decidimos, está bien, es mayo y simplemente encendemos el interruptor, eso podría ser un problema real”, aseguraba Anthony Fauci, el director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y miembro del Grupo de Trabajo del Coronavirus para la Casa Blanca. Fauci considera que levantar las restricciones antes de lo previsto puede traer una nueva oleada de contagios con nefastas consecuencias para la salud de los estadounidenses.

Mientras el debate nacional se traslada ahora a evaluar el calendario del brote y su posible levantamiento de restricciones, un artículo publicado por el “New York Times” sobre la lenta respuesta de Trump al ordenar las medidas para frenar la propagación del virus a mediados de marzo obligaba a su equipo, encabezado por Fauci, a aceptar los errores del presidente.

“Podrías decir, lógicamente, que si tuvieras un proceso en curso y comenzaras la mitigación antes, podrías haber salvado vidas. Pero tienes razón”, reconocía Fauci al presentador de CNN, “si desde el principio hubiéramos cerrado todo, puede haber sido un poco diferente. Pero hubo mucho rechazo sobre cerrar las cosas en ese entonces”, añadía Fauci al ser preguntado por qué las medidas de distanciamiento social se tan tarde.

Mientras todo parece indicar que la curva de reducción del brote se podría estar reduciendo en algunos estados, el debate se traslada ahora a determinar cuándo y cómo llegará el fin de esa restricción. “Creo que de alguna manera podría comenzar el mes que viene”, añadió Fauci la misma entrevista para la cadena CNN el domingo, pero no el levantamiento total sino progresivo de las restricciones, y en función de las necesidades de cada estado.

Y es que cada estado es un mundo aparte. Gestionar “un reingreso continuo”, guiado por el resultado de las pruebas médicas para identificar a los contagiados y los niveles del riesgo locales es la recomendación del Grupo de Trabajo de la Casa Blanca para dar una salida progresiva a la crisis.

Si algo está dejando de manifiesto esta pandemia a su paso por EE UU, es que las consecuencias y sus efectos son tan dispares como cada uno de los 50 estados que componen el país. No solo en cómo han ido gestionando la crisis y cómo han ido sufriendo de distintas maneras sus efectos, sino también en la crucial decisión de cómo se irán levantando las restricciones en cada uno de ellos.

Con más de medio millón de contagios y cerca de 21.500 muertes por coronavirus en Estados Unidos, el centro de la epidemia sigue estando en el Estado de Nueva York, donde en apenas 24 horas murieron 748 personas este fin de semana. Aunque los datos también van ofreciendo cifras esperanzadoras: el mismo estado empieza a reducir la curva de propagación del virus.

Pero el gobernador del Estado, Andrew Cuomo, considera que todavía es pronto para pensar en la vuelta a la normalidad. “La reapertura es tanto una cuestión económica como de salud pública. Y no estoy dispuesto a divorciarlas. No puedes pedir a la gente de este Estado o de este país que elija entre vidas perdidas o dólares ganados”, denunciaba en su conferencia diaria ante los medios. Una decisión precipitada, añadía, podría conducir a un resurgimiento del brote.