Coronavirus

El coronavirus suspende el Oktoberfest

A pesar de que Alemania afirma haber controlado el virus, la fiesta de la cerveza por antonomasia no se celebrará este año

Thumbnail

Se ha cancelado el Oktoberfest por el coronavirus. Un festival que congrega a miles de personas de todo el mundo a las que les gusta la cerveza, las salchichas, los pretzels y estar rodeados a su vez de miles de personas. Los más agoreros se lo esperaban y acaban de confirmar la suspensión las autoridades del estado de Bavaria.

Cada año, en Múnich se reúnen unos seis millones de fiesteros durante las dos semanas que duran las celebraciones. Bajo carpas, sobre largas mesas de madera y con música folclórica de fondo, alemanes y extranjeros se gastan alrededor de mil millones de euros en la ciudad germana.

A pesar de las ganancias, Markus Soeder, el primer ministro de la región de Baviera, ha informado de que “hemos decidido que el riesgo es simplemente demasiado grande”. “Duele, es una enorme faena”, ha dicho a los periodistas locales, en declaraciones recogidas por Reuters.

“El festival más hermoso y grande” debe cancelarse, añadió Soeder. “Queremos seguir protegiendo a Baviera”, indicó según informa “Der Spiegel”. Y es que en el Oktoberfest "no puedes mantener la distancia ni trabajar con una mascarilla, no puedes”.

Este año, el Oktoberfest se había programado del 19 de septiembre al 4 de octubre.

El alcalde de Múnich lamentó decepcionar a los dos millones de personas que viajan desde el extranjero para disfrutar de este festival de cerveza y diversión. También ha sido un duro golpe para los bávaros, pues el Oktoberfest es uno de sus grandes acontecimientos anuales.

Esta fiesta se remonta al año 1810, cuando se celebró el primer “Oktoberfest” en honor del matrimonio de Ludwig, el príncipe heredero bávaro. La fiesta duró seis días y terminó con una carrera de caballos. Desde entonces se ha repetido anualmente.

Algunas zonas de Alemania empezaron precisamente ayer a relajar las medidas de confinamiento y reabrir algunos negocios. El mes pasado, las autoridades germanas impusieron restricciones para intentar contener el brote de coronavirus y los grandes eventos se prohibieron hasta el 31 de agosto. Aunque desde Berlín ensalzan que “han controlado” el virus, lo cierto es que la canciller Angela Merkel ha urgido a los alemanes a que sean disciplinados, que no se relajen, y así eviten una nueva oleada de contagios.

En Alemania, en las últimas 24 horas, se han registrado 1.785 infectados más por Covid-19, es decir, ya son 143.457 los contagiados. En total, han muerto 4.598 personas, de acuerdo a las cifras oficiales.